Ficta eloquentia

Retórica, política y poética medieval y renacentista. Silva de varia lección

Etiqueta: Theodor de Bry

Lucifer Renascens o representaciones renacentistas del diablo

Hay una enorme can­ti­dad de graba­dos y dibu­jos que rep­re­sen­tan al dia­blo, al demo­nio, a lucifer —como queráis— durante el renacimien­to. Como lle­vo un tiem­po colec­cionán­do­los, me ha pare­ci­do un buen momen­to para dejaros aquí algunos de ellos. Como siem­pre, para ver las imá­genes a un tamaño más grande o para recor­rerlas en alta res­olu­ción sin ayu­daros del tex­to, lo úni­co que tenéis que hac­er es pin­char en ellas. Los comen­tar­ios y descrip­ciones de las mis­mas van en el encabeza­do y no al final.

Podemos comen­zar con el graba­do sobre el Apoc­alip­sis que a finales del siglo XV real­izó Albrecht Dür­er. En la ima­gen podéis ver en la esquina infe­ri­or izquier­da a un ángel que enca­de­na a Lucifer, en la parte supe­ri­or, otro ángel enseña a San Juan una ciu­dad que rep­re­sen­ta la nue­va Jerusalem. La ima­gen for­ma parte de una serie que Durero real­izó entre 1497 y 1498 sobre el tema.


Albrecht Dürer - Apocalipsis (1498-1499)

La sigu­iente ima­gen fue real­iza­da por un grabador anón­i­mo e impre­sa por Dirk Jacob­sz en 1525. Rep­re­sen­ta la tentación de Cristo. El demo­nio aparece rep­re­sen­ta­do con alas de ángel, rabo y ore­jas pun­ti­agu­das.


Dirk Jacobsz - La tentación de Cristo (1525)

La rep­re­sentación del dia­blo sirvió en numerosas oca­siones, como ver­e­mos, para ilus­trar cues­tiones políti­cas. En esta ima­gen, aparece la igle­sia celes­tial protes­tante con­fronta­da con la igle­sia católi­ca ter­re­na. Dos sac­er­dotes protes­tantes y sus respec­ti­vas con­gre­ga­ciones apare­cen rodeadas de nubes en primer plano. Al fon­do, el Anti­cristo se encuen­tra en su trono rodea­do por cléri­gos. El graba­do for­ma parte de una serie de 48 que fueron prepara­dos para acom­pañar la tra­duc­ción que Loren­zo Agrí­co­la había real­iza­do del Comen­tario al Apoc­alip­sis de Sebas­t­ian Mey­er. Está data­da en 1548 y su impre­sor fue Matthias Gerung.


Matthias Gerung - La iglesia católica terrena y la protestante celestial

La sigu­iente ima­gen es una revisión del graba­do de Dür­er que hemos vis­to más arri­ba. En esta apare­cen dos ánge­les enca­de­nan­do a sendos dia­b­los y la Nue­va Jerusalem de fon­do. Es el graba­do número 21 de una serie real­iza­da entre 1546 y 1555 por Jean Duvet para ilus­trar el Apoc­alip­sis (en este caso, el capí­tu­lo XX).


Jean Duvet - Apocalipsis XX

Duvet tam­bién imprim­ió en 1555 una ima­gen fuera de esta serie que rep­re­senta­ba la rev­elación de San Juan Evan­ge­lista. En el cen­tro de la ima­gen puede verse al Evan­ge­lista tenien­do una rev­elación, con un libro con la primera línea de su evan­ge­lio sobre sus pier­nas. A sus pies se encuen­tra el dia­blo cayen­do a un foso. A la mis­ma altura, a los lados, apare­cen rep­re­sen­ta­dos los otros tres evan­ge­lis­tas. En la parte supe­ri­or la Trinidad. El dia­blo aparece rep­re­sen­ta­do como una ser­pi­ente ala­da y con gar­ras.


J. Duvet - La Revelación de San Juan Evangelista

Entre 1544 y 1558, Matthias Gerung imprim­ió una serie de graba­dos para ilus­trar La vida del Anti­cristo, en 1565 se les añadirían orna­men­tos y tex­tos a las imá­genes de los que pre­scindo aquí. Gerung imprim­ió prác­ti­ca­mente al mis­mo tiem­po que esta serie otra que ilus­tra­ba el Apoc­alip­sis; com­ple­ta­mente inde­pen­di­ente. Reco­jo dos imá­genes espe­cial­mente intere­santes. La primera de ellas es el nacimien­to del Anti­cristo. Aparece en el cen­tro de la ima­gen, sen­ta­da en un trono, una par­turi­en­ta con la cabeza cubier­ta y enseñan­do los pechos, de su vagi­na sale un dia­blo y un bebe entre lla­mas, dos mujeres la asis­ten a ambos lados y una comadrona agar­ra al niño, mien­tras que el dia­blo sale por sí mis­mo. A la derecha de la ima­gen vemos a dos comadronas soste­nien­do a otro recien naci­do, una de ellas lo ama­man­ta sobre un brasero. El trono rep­re­sen­ta el poder regio, sigu­ien­do de algu­na man­era el tex­to del Apoc­alip­sis.


Matthias Gerung - El nacimiento del anticristo (vida del anticristo - serie)

La segun­da ima­gen de esta serie que he escogi­do es el bautismo del Anti­cristo. En clara clave reformista, el Anti­cristo lle­va en su cabeza una tiara papal. Se encuen­tra rodea­do por un grupo de demo­ni­os vesti­dos como sac­er­dotes y mon­jas. La pila bautismal está en lla­mas y el sac­er­dote que real­iza la cer­e­mo­nia tiene ore­jas de bur­ro, pier­nas con alas y gar­ras y sostiene un nerdiludi­um o tabla de backgam­mon (sin bro­mas) que sim­boliza a la igle­sia angli­cana.


Matthias Gerung - El Bautismo del Anticristo (vida del Anticristo - Serie)

Los sigu­ientes dos graba­dos que os trai­go fueron real­iza­dos en 1584 y 1585 por Marten de Vos, impre­sos por Hierony­mus Wier­ix y pub­li­ca­dos en las pren­sas de Jus­tus Sadel­er. El moti­vo de ambos es el mis­mo: el vencimien­to del dia­blo. Pero es intere­sante cómo el mis­mo grabador rep­re­sen­ta de dos man­eras tan dis­tin­tas al dia­blo. En la primera ima­gen ten­emos a San Miguel pisan­do la cola del demo­nio que per­manece en el sue­lo. Se tra­ta de un ángel con cola de ser­pi­ente. Por supuesto, la rep­re­sentación depende direc­ta­mente del Apoc­alíp­sis: “Hubo un gran com­bate en los cie­los. Miguel y sus ánge­les lucharon con­tra el Dragón. Tam­bién el Dragón y sus ánge­les com­bat­ieron, pero no prevalecieron y no hubo ya lugar en el Cielo para ellos. Y fue arro­ja­do el Dragón, la Ser­pi­ente antigua, el lla­ma­do Dia­blo y Satanás, el seduc­tor del mun­do entero; fue arro­ja­do a la tier­ra y sus ánge­les con él.” (Apoc­alip­sis XII: 7–9)


Marten de Voos - San Miguel vence a Satán

La segun­da ima­gen de Marten de Vos es la de Cristo ven­cien­do al Dia­blo. En este caso, en lugar del híbri­do entre ángel y ser­pi­ente nos encon­tramos la rep­re­sentación más tradi­cional del demo­nio. Cristo per­manece con la cruz sobre él, en señal de su cru­ci­fix­ión como reden­ción de los peca­dos de la Cris­tian­dad, como refle­jo del vencimien­to del peca­do orig­i­nal, al lado del Dia­blo se encuen­tra una ser­pi­ente mor­di­en­do una man­zana. A la vez, el Dia­blo aparece rep­re­sen­ta­do con una calav­era que rep­re­sen­ta la vida mor­tal y su vencimien­to.


Marten de Vos - Cristo venciendo a Satán

El dia­blo, por supuesto, tam­bién tiene una inter­ven­ción direc­ta en la vida cotid­i­ana. Un buen ejem­p­lo, y a la vez un alarde de imag­i­nación cre­ati­va, se encuen­tra en las tres imá­genes que Hen­drik Goltz­ius dedicó al tema del mat­ri­mo­nio (1595). En la ima­gen ded­i­ca­da al mat­ri­mo­nio de con­ve­nien­cia, quien ofi­cia el enlace es Satanás. Aquí aparece refle­ja­do con patas de cabra, gar­ras de águila en vez de manos, pechos de mujer, cuer­nos y una capucha que le cubre la cabeza.


Matrimonio oficiado por Satán (Tres clases de matrimonios - serie)

En el mis­mo año que Goltz­ius real­iza su graba­do, un viejo cono­ci­do nue­stro, Theodor de Bry, real­iza su alfa­beto, el New Kun­stlich­es Alpha­bet, en la línea de los alfa­betos fig­u­ra­tivos del Renacimien­to. Como es lógi­co, De Bry ded­i­ca la letra A, por ser prin­ci­pio de todo, al Géne­sis. En ella podéis ver cómo aparece Eva —a vues­tra derecha, por si hay dudas— entre­gan­do la man­zana a Adán y el dia­blo en la parte supe­ri­or —con ros­tro de mujer— sigu­ien­do la línea icono­grá­fi­ca que vimos en el primer graba­do de Marten de Vos.


Nova Alphati effictio

De fecha y grabador descono­ci­dos, aunque real­iza­do prob­a­ble­mente entre 1590 y 1604 es el graba­do que acom­pañó al A Con­cent of Scrip­ture de Hugh Broughton. En la ima­gen puede verse a una mujer coro­n­a­da rep­re­sen­tan­do a Roma que galopa sobre una bes­tia de siete cabezas que rep­re­sen­ta al Impe­rio y con otra bes­tia de siete cabezas a la izquier­da que rep­re­sen­ta a Satán. El papa está rep­re­sen­ta­do por un ani­mal deba­jo de ellos y a la izquiera puede verse un gran insec­to coro­n­a­do rep­re­sen­tan­do al papa. Al pie de la ima­gen se lee: “The empire of Rome, that cru­ci­fied our Lorde and serveth Satan in might and Hypocrisy is pic­tured thus in God’s worde”.


The empire of Rome, that crucified our Lorde and serveth Satan in might and hypocrisy, is pictured thus in Gods worde

Además de todos los graba­dos que hemos vis­to, cir­cun­scritos al ámbito de lo moral, a la sim­bología pro­pa­gandís­ti­ca o a la rep­re­sentación bíbli­ca, tam­bién hay en el Renacimien­to rep­re­senta­ciones mon­stru­osas de Lucifer sin ningún tipo de car­ga adi­cional, sal­vo la recreación en lo hor­ren­do. El mejor ejem­p­lo es el cono­ci­do graba­do de Lodovi­co Cigoli, real­iza­do ya en el siglo XVII. Aquí Lucifer está rep­re­sen­ta­do como un ser mon­stru­oso de tres cabezas y tres pares de alas, sumergi­do has­ta el pecho en un lago devo­ran­do almas. El Lucifer tricé­fa­lo recuer­da a la Ale­goría de la Pru­den­cia de Tiziano.


Lucifer - Lodovico Cigolli

La ima­gen del Lucifer devo­ran­do almas tiene una exten­sísi­ma tradi­ción, que arran­ca prác­ti­ca­mente en los comien­zos de la Edad Media. Podéis ver otra ima­gen pare­ci­da a la ante­ri­or, vin­cu­la­da a la rep­re­sentación de los siete peca­dos cap­i­tales en el graba­do que Andrea de Cione real­izó en la déca­da de los 60 del siglo XV:


Andrea di Cione - Lucifer

No puedo cer­rar la colec­ción sin referirme a una serie que se encuen­tra den­tro de mis favoritas. Se tra­ta de las ilus­tra­ciones que acom­pañaron a la edi­ción de 1674 del Par­adise Lost de Mil­ton. Fueron impre­sas por Hen­drik Eland y son autén­ti­cas obras de arte. Solo pon­dré tres de ellas.


El diablo a las puertas del pecado (Ilustración para el Paradise Lost)


Hendrik Eland, El diablo frente a Cristo (Ilustración para el Paradise Lost)


Hendrick Eland - El diablo en los Infiernos (Ilustración para el Paradise Lost)

Espero que dis­frutéis tan­to las imá­genes como lo hago yo. Por cier­to, que el copy­right de todas ellas pertenece al British Muse­um. Dejo a vues­tra dis­posi­ción, como siem­pre, el aparta­do de comen­tar­ios para que hagáis vues­tras recomen­da­ciones, añadáis más imá­genes y recur­sos sobre el tema o comen­téis lo que os ven­ga en gana.

Bibliotheca chalcographica

Hace tiem­po que quería hablar en este sitio del más com­ple­to con­jun­to de retratos de autores rena­cen­tis­tas que pueden encon­trarse en la red: La Bib­lio­the­ca chalco­graph­i­ca, hoc est vir­tute et eru­di­tione claro­rum viro­rum o Bib­liote­ca de graba­dos en cobre, esto es, Retratos de varones desta­ca­dos por su vir­tud y eru­di­ción. El proyec­to fue ini­ci­a­do por Jean Jacques Bois­sard, que acom­pañó a su tío, el human­ista Hugo Babelus (1466–1556) en la visi­ta de numerosas uni­ver­si­dades como pre­cep­tor de nobles. Bois­sard estudió después var­ios años en Italia, sirvien­do de nue­vo de pre­cep­tor, lo que le per­mitía sufra­garse sus estu­dios. De esta man­era, man­tu­vo relación con numerosos eru­di­tos, recopi­lan­do una amplia colec­ción de retratos y de biografías.

En los últi­mos años del siglo comen­zó su colab­o­ración con Theodor de Bry (1528–1598), un grabador e impre­sor calvin­ista que había aban­don­a­do Amberes por Frank­furt. Pub­li­caron su colec­ción en 1597–1598 bajo el títu­lo Icones viro­rum illus­tri­um doc­t­ri­na et eru­di­tione praes­tantium ad uiu­um effic­tae cum eorum vitis. Proyec­to que tras la muerte de Bry y Brois­sard, fue con­tin­u­a­do por los hijos del primeroJohann Theodor de Bry (1561–1623) y Johann Israel de Bry (1570–1611)— que pub­li­caron, ayu­da­dos por el escritor de Frank­furt Johann Adam Lonicer, la ter­cera y la cuar­ta parte. La tarea de ambos her­manos como grabadores e impre­sores fue con­tin­u­a­da por Sebas­t­ian Fur­ck (c. 1600–1655), que pub­licó la sex­ta parte en 1628; Kle­mens Ammon —yer­no de Johann Theodor de Bry— que pub­licó la sép­ti­ma y la octa­va entre 1650 y 1652 y el holandés Math­ias van Som­mer, que pub­licó la nove­na en 1664.

Los con­tenidos del libro aumen­taron de man­era con­stante has­ta que en 1669 se pub­licó la ver­sión defin­i­ti­va, que con­ta­ba ya con 438 retratos. La impor­tan­cia de estos graba­dos no reside en que con­tengan retratos más o menos fidedig­nos de los per­son­ajes —en muchos casos no es así—, sino en que la fac­tura de la obra, que pasa por diver­sas manos y grabadores hace que los graba­dos rep­re­sen­ten dis­tin­tos esti­los pic­tóri­cos y dis­tin­tas con­cep­ciones de cómo debe ser un retra­to. Para ver en su tamaño orig­i­nal los retratos que he selec­ciona­do aquí, sim­ple­mente tenéis que pin­char en las imá­genes:


retrato de Alberto Magno

Alber­to Mag­no (1193–1280)


retrato de Bartolo de Sassoferrato

Bar­to­lo de Sas­so­fer­ra­to (1314–1357)

Retrato de Leonardo Bruni

Leonar­do Bruni (1369–1444)

_mateo_desbillons_aport_gif_aport110.gif

Pog­gio Brac­ci­oli­ni (1380–1459)

Retrato de Marsilio Ficino

Mar­silio Fici­no (1433–1499)

Retrato de Cristóbal Colón

Cristóbal Colón (1451–1506)


retrato de Johannes ab Indagine

Johannes ab Indagine (1467–1537)

retrato de Erasmo de Rotterdam

Eras­mo de Rot­ter­dam (1469–1536)

Retrato de Philipp Melanchton

Philipp Melanch­ton (1497–1560)

retrato de Calvino

Jean Calvin (1509–1564)

Retrato de Andreas Vesalius

Andreas Vesal­ius (1515–1564)

Me niego a pon­er más, aunque por suerte para vosotros, la obra, con sus 438 retratos se encuen­tra disponible aquí, espero que los dis­frutéis tan­to como yo.

***********************

Si os ha intere­sa­do esta colec­ción y, sobre todo, la nat­u­raleza de los libros de emble­mas, de retratos y el con­tex­to social y cul­tur­al en torno al mun­do del graba­do y de la con­trar­refor­ma, podéis echarle un vis­ta­zo, o com­prar, el reciente libro de Ali­son Adams, Webs of Allu­sion: French Protes­tant Emblem Books of the Six­teenth Cen­tu­ry (Droz, 2003).

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén