Ficta eloquentia

Retórica, política y poética medieval y renacentista. Silva de varia lección

Etiqueta: Renacimiento Página 1 de 3

Abraham Ortelius — Theatrum Orbis Terrarum (1570)


Theatrum Orbis Terrarum - Portada

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Orbis Terrarum

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - América

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Inglaterra, Escocia e Irlanda

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - España

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Valencia

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Francia

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Flandes

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Holanda

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Chequia

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Chipre

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Grecia

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Hungría

******************************************************************************
******************************************************************************

Theatrum Orbis Terrarum - Imperio Romano

******************************************************************************
******************************************************************************

abrahamortelius.pngAbra­ham Ortelius, The­atrum Orbis Ter­rarum, Antuer­pi­ae, 1572. Podéis encon­trar la obra com­ple­ta en su edi­ción lati­na de Amberes de 1570 aquí y aquí, tam­bién hay copia elec­tróni­ca de la edi­ción de 1572 aquí. Sin embar­go, ningu­na de estas imá­genes han sido sacadas de estos sitios, sino de la intere­sante bib­liote­ca de Mik­lós Zrínyi, una recon­struc­ción de una bib­liote­ca par­tic­u­lar de un noble hún­garo del siglo XVII. La pági­na web es de 2003 —con sol­era, por tan­to— y yo acabo de tropezar con ella aho­ra, huel­ga decir que estoy encan­ta­do con el aura tec­nológi­co-kitsch que este tipo de proyec­tos adquieren con el paso de los años.

Si os intere­sa Abra­ham Ortelius (1527–1598) y leéis latín, están disponibles sus car­tas con­tenidas en el segun­do tomo (1887) del Ecclessi­ae Londi­no-Batavae Archivum —La edi­ción de Hes­sels (Abra­ha­mi Ortelii Epis­tu­lae, Cam­bridge, 1887) no parece estar disponible todavía en for­ma­to dig­i­tal—. En caso con­trario, siem­pre podréis echarle un vis­ta­zo a la His­toire de l’é­cole car­tographique belgue et anver­soise deu XVI sié­cle, en cuan­to los chicos de Google Books lo liberen, que va sien­do hora. Una deli­ciosa lec­tura para com­pren­der la relación del libro de Ortelius con la geografía medieval y con la rep­re­sentación emblemáti­ca en sus mapas de cues­tiones políti­cas y reli­giosas se encuen­tra en Lucia Nuti (2003), «The World Map as an Emblem: Abra­ham Ortelius and the Sto­ic Con­tem­pla­tion», Ima­go Mun­di. The Inter­na­tion­al Jour­nal for the His­to­ry of Car­tog­ra­phy LVII: 2, pp. 35–55.

Para la relación que Ortelius mantiene con España hay algún mate­r­i­al en la red. Los curiosos tenéis una muy bue­na repro­duc­ción en la Bib­liote­ca Nacional del mapa de España de Ortelius. En cuan­to el cartó­grafo holandés pasó al ser­vi­cio de Felipe II (1578), su The­atrum fue repeti­da­mente pub­li­ca­do en tra­duc­ción castel­lana —tam­bién en Amberes— en las pren­sas de Cristóbal Plati­no. A pesar de la can­ti­dad de edi­ciones del siglo XVI de esta obra, ha sido difí­cil encon­trar un ejem­plar de la tra­duc­ción castel­lana, que ha ter­mi­na­do por apare­cer en el Fon­do dig­i­tal de la Uni­ver­si­dad de Sevil­la; no podía ser menos, habi­da cuen­ta de las pal­abras que Ortelius le ded­i­ca a la ciu­dad:

Es Sevil­la la más lin­da de todas las ciu­dades de España y la más ador­na­da de edi­fi­cios así sagra­dos como pro­fanos no tiene ni pare­ja en todo el orbe de la tier­ra quan­to al tra­je de sus veci­nos y quan­to al res­p­lan­dor par­tic­u­lar y nobleza que tiene nat­ur­al. Flo­re­cen en ella mucho la piedad, el estu­dio de las bue­nas artes y ejer­ci­cios de caballeros. Es tan abun­dante en riqueza cuan­to ningún reino o impe­rio nun­ca lo fue, por muy exce­lente que lo haya sido, si no fuera por ven­tu­ra solo el impe­rio romano. Porque ella como la más rica de todas las ciu­dades de Europa, las riquezas que recibe sin cuen­to, y nun­ca antes oídas, del otro orbe que ella primero des­cubrió, der­ra­ma y dis­tribuye lib­eral­mente por todo el orbe cris­tiano y aun los bár­baros que habi­tan el inte­ri­or de Asia y África abun­dan­te­mente enriquece.

Ahí es nada.

Por cier­to, para ver las imá­genes en un tamaño may­or, solo tenéis que pin­char en ellas. Podéis nave­g­ar por los mapas uti­lizan­do las fle­chas que apare­cen en los lat­erales de cada uno de ellos.

El Corpus Reformatorum y Google Books

El Cor­pus Refor­ma­to­rum es una enorme colec­ción de tex­tos de los prin­ci­pales autores e ideól­o­gos de la Refor­ma. La empre­sa edi­to­r­i­al de pub­licar estas obras, que con­tienen la total­i­dad de los escritos de Calvi­no (Johannes Calv­i­nus, 1509–1564), Melanch­ton (1497–1560) y Zwingli (1484–1531) ocupó ochen­ta años (1827–1907).

Por supuesto, ninguno de los tex­tos está ya suje­to a dere­chos de copia, y una amplia can­ti­dad se encuen­tra disponible en Google Books; y los que aún no lo están, lo estarán pron­to. Al ser un tes­ti­mo­nio fun­da­men­tal para el estu­dio de la Refor­ma, iré mod­i­f­i­can­do y aña­di­en­do los volúmenes que fal­tan a medi­da que Google los cuelgue. De esta man­era ten­dré local­iza­dos y eti­que­ta­dos todos para mi uso y para vue­stro dis­frute.

Serie I: Philip Melanchthon, Opera Quae Supersunt Omnia — Vol. 1–28

melanchton.png

vol. 1–15 al cuida­do de Karl Got­tlieb Bretschnei­der; vol. 16–28 al cuida­do de Hein­rich Ernst Bind­seil

******************************
******************************

******************************
******************************

Serie II: Ioannis Calvini, Opera Quae Supersunt Omnia — Vol. 29–87

jean-calvin.png

al cuida­do de Guiliel­mus Baum, Eduardus Cunitz, Eduardus Reuss

******************************
******************************

******************************
******************************

Serie III: Huldreich Zwinglis, Sämtliche Werke — Vol. 88–101

zwingli.png

al cuida­do de Emil Egli y Georg Finsler

******************************
******************************

  • cr 92; 5
  • cr 93; 6
  • cr 94; 7
  • cr 95; 8
  • cr 96; 9
  • cr 97; 10
  • cr 98; 11
  • cr 99; 12
  • cr 100; 13
  • cr 101; 14


********************************************
********************************************

Esper­e­mos que pron­to podamos con­tar con el lis­ta­do com­ple­to de obras, el que aquí se ofrece es una mod­i­fi­cación de la real­iza­da por Filosofia & Sto­ria, un mag­ní­fi­co blog lleno de recur­sos para cualquiera intere­sa­do en la his­to­ria y en sus fuentes, que a su vez lo toma de la Wikipedia.

Si encon­tráis algún error en el lis­ta­do o des­cubrís que alguno de los volúmenes que fal­ta ya se encuen­tra disponible, os agrade­cería que uti­lizaráis los comen­tar­ios para avis­arme.

Inventarios de Bibliotecas Medievales Italianas

La sis­mel (Soci­etá Inter­nazionale per lo Stu­dio del Medio­e­vo Lati­no), bajo los aus­pi­cios del Min­is­te­rio per i Beni e le Attiv­ità Cul­tur­ali, jun­to con la Direzione Gen­erale per i Beni Librari y los Isti­tu­ti Cul­tur­ali ed il Dirit­to d’Au­tore, puso hace tiem­po en la pági­na de la Bib­liote­ca Dig­i­tale Ital­iana un recur­so de enorme util­i­dad para aque­l­los intere­sa­dos en la cul­tura medieval y rena­cen­tista.

Los Inven­tari delle bib­lioteche medievali ital­iane (sec. IXXVI) son una enorme can­ti­dad de recur­sos —mono­grafías, lis­ta­dos bib­li­ográ­fi­cos, estu­dios de con­jun­to y catál­o­gos— que pueden descar­garse de man­era gra­tui­ta para su con­sul­ta. Lo que el sis­mel ha hecho ha sido dig­i­talizar 389 doc­u­men­tos —entre mono­grafías y artícu­los— y subir­los en pági­nas indi­vid­uales en jpeg. Para aque­l­los que uséis Win­dows o Lin­ux, sabéis que la con­ver­sión de var­ios jpeg en un solo pdf es una operación muy sen­cil­la, al igual que en OSX.

El caso es que podéis encon­trar, entre muchas otras cosas, el inven­tario clási­co de Anto­nio Man­fre­di sobre la bib­liote­ca del papa Nicolás V, o el artícu­lo de Anto­nio Alta­mu­ra sobre la bib­liote­ca aragone­sa de Gio­van Mar­co Cini­co.

2920702233_0d43f6c7ff.jpg

Ima­gen deriva­da a par­tir de licen­cia Cre­ative Com­mons. Orig­i­nal: “Old Book­shelf”, por Mararie

Por lo que he podi­do ver, muchos de los doc­u­men­tos dis­tan de estar com­ple­tos, como, por ejem­p­lo, el estu­dio de Alfon­so D’Am­a­to sobre los domini­cos en la Uni­ver­si­dad de Bolo­nia, el utilísi­mo tra­ba­jo de Arman­do Verde sobre el Estu­dio flo­renti­no entre 1473 y 1503 o el clási­co de Chris­t­ian Bec sobre los libros de los flo­renti­nos en los sig­los XV y XVI. El moti­vo de las muti­la­ciones, para ser fran­cos, se me escapa. En un primer momen­to pen­sé que lo que habían hecho era copi­ar sim­ple­mente los catál­o­gos y declara­ciones de pat­ri­mo­nio bib­li­ográ­fi­co del peri­o­do, pero pos­te­ri­or­mente vi —en Let­ter­atu­ra e cul­tura veneziana del Quat­tro­cen­to, de Bruno Nar­di, por ejem­p­lo— que estos mis­mos lis­ta­dos tam­poco esta­ban com­ple­tos.

Quizás esté rela­ciona­do con dere­chos de autor o quizás haya una ori­entación temáti­ca en las selec­ciones —algo que dudo por los que he podi­do hojear—; des­de luego, ni la pági­na web del proyec­to, ni la ficha en Michael, ni la blo­gos­fera ofre­cen una respues­ta sat­is­fac­to­ria. Si alguien conoce este proyec­to y sabe el moti­vo y si va a ten­er con­tinuidad, le estaría enorme­mente agrade­ci­do de que me infor­mara.

En fin, os deseo que encon­tréis algo de vue­stro interés —y com­ple­to— en este catál­o­go.

Mac OSX para latinistas y helenistas

Ayer por la tarde recibí un mail de un lec­tor donde me pre­gunt­a­ba si conocía algu­na her­ramien­ta para latin­istas en OSX. Como creo que la respues­ta puede ten­er algu­na util­i­dad para otros lec­tores, he deci­di­do dejaros un pequeño lis­ta­do de pro­gra­mas de Mac para cla­sicis­tas, obvian­do la can­ti­dad de dic­cionar­ios de latín en pdf que hay en red. Empiezo por aque­l­las apli­ca­ciones que son de códi­go abier­to y, por tan­to, gra­tu­itas:

* Pan­do­ra: Es un viejo pro­gra­ma que los usuar­ios de Clas­sic recor­darán. Esta­ba basa­do en la tec­nología hyper­card y desa­pare­ció con el paso a Mac OSX. Pan­do­ra servía bási­ca­mente para realizar búsquedas den­tro del The­saurus Lin­guae Grae­cae y del Packard Human­i­ties Insi­tute antes de que este pasara a for­ma­to elec­tróni­co. Todavía que­da algu­na infor­ma­ción en la red y, si uno sabe bus­car bien, puede bajárse­lo.

* Dio­genes: Dig­no suce­sor del ante­ri­or es este pro­gra­ma de Peter Hes­lin. Se tra­ta de una apli­cación real­iza­da sobre el motor de Fire­fox y sirve para hac­er búsquedas den­tro de dis­tin­tos repos­i­to­rios lati­nos y grie­gos de pago —The­saurus Lin­guae Grae­cae (tlg), Packard Human­i­ties Insti­tute (phi), Duke Doc­u­men­tari Papyri (ddb­dp), Clas­si­cal Inscrip­tions, Latin Inscrip­tions, etc.— que no van incor­po­ra­dos en el pro­gra­ma. Se tra­ta de una apli­cación con una inter­faz muy limpia y sen­cil­la, y aunque lle­va un tiem­po sin ser actu­al­iza­do, sigue fun­cio­nan­do bien sobre Leop­ard. Una de las ven­ta­jas de Dio­genes es que una vez gen­era una lista de resul­ta­dos, todas las pal­abras con­tenidas en ella fun­cio­nan como hiper­vín­cu­los. Hace tiem­po, los enlaces abrían la pági­na cor­re­spon­di­ente a Perseus den­tro del mis­mo pro­gra­ma. Tras la ver­sión 3, Perseus sim­ple­mente sirve para indicar caso, género y número y la descrip­ción pro­cede del Lex­i­cón lati­no de Fre­und, con las adi­ciones y cor­rec­ciones de Andrews, Lewis y Short. Hay otras apli­ca­ciones como Dio­genes que sir­ven para la con­sul­ta del The­saurus Lin­guae Grae­cae, pero no solo son de pago, sino ridícu­la­mente caros: Helle­spont, Lex­is (cuya pági­na está muer­ta aho­ra mis­mo), TLG Engine y Lila.

* Ver­ba: real­iza­do por Joshua Hayes, es en real­i­dad una ver­sión elec­tróni­ca del dic­cionario del que se vale Dio­genes. Se tra­ta de una apli­cación muy sim­ple que cen­tral­iza los resul­ta­dos que ofrece Perseus en nue­stro escrito­rio sin necesi­dad de estar conec­ta­dos a Inter­net.

* Latin Words: Mucho más sen­cil­lo que los ante­ri­ores, es una inter­faz de búsque­da crea­da por Sean Rodriguez para el dic­cionario bil­ingüe —latín-inglés— de William Whitak­er. Frente a los otros, Latin Words me parece una muy bue­na opción para los estu­di­antes de latín de nive­les bási­cos y avan­za­dos: además de la escuál­i­da tra­duc­ción al inglés —incluye tam­bién tra­duc­ción inver­sa— ofrece todos los posi­bles casos del tér­mi­no intro­duci­do. Frente a los ante­ri­ores, se tra­ta de un pro­gra­ma mul­ti­platafor­ma disponible para Win­dows, Lin­ux y Mac OSX.

* MacSword es un motor de con­sul­ta de tex­tos bíbli­cos —del Albano al Hebreo, como dicen ellos— que viene acom­paña­do de devo­cionales, comen­tar­ios, dic­cionar­ios y lex­i­cones. Per­mite búsquedas e incor­po­ra enlaces a los ser­vi­cios de OSX, de man­era que puede acced­er­se al dic­cionario des­de cualquier apli­cación que este­mos usan­do. Es Open­Source y podéis descar­garos de man­era gra­tui­ta todos los mate­ri­ales —pertenecen al Sword Projectaquí. Es alta­mente recomend­able, y aque­l­los que nos mane­jamos con lenguas muer­tas deberíamos obligar­nos a revis­ar y mejo­rar sus mate­ri­ales. La pági­na de descar­ga de los módu­los fun­ciona a la per­fec­ción, acabo de com­pro­bar­lo, pero la del pro­gra­ma está caí­da des­de hace un tiem­po; la opción alter­na­ti­va de descar­ga está aquí.

* Alk­itab: Al igual que MacSword, es un motor de con­sul­ta de los tex­tos de The Sword Project, igual­mente gra­tu­ito y Open­Source. Aquí la cosa va en gus­tos y depende de con qué inter­faz os sin­táis más cómo­d­os. Alk­itab es un motor mul­ti­platafor­ma —Win­dows, Lin­ux y MacOSX— que, frente a MacSword, no fue especí­fi­ca­mente dis­eña­do para OSX. Sin­ce­ra­mente, a mí me parece mucho más cómo­do que el ante­ri­or, pero reconoz­co que es bas­tante más inestable.

El jovén Cicerón Leyendo, Grebroeker, ca. 1464

Como veis, hay opciones a pesar de que algu­na de ellas requiera ten­er acce­so a repos­i­to­rios y mate­ri­ales de pago. No hay una can­ti­dad tan grande de tex­tos lati­nos en for­ma­to elec­tróni­co para Mac como para Win­dows, y la ver­dad es que la Patrolo­gia Lati­na, la Patrolo­gia Grae­ca, la Bib­lio­the­ca Teub­ne­r­i­ana Lati­na, los Mon­u­men­ta Ger­ma­ni­ae His­tor­i­ca, el Aris­tote­les Lat­i­nus o el Cor­pus Lat­inum Scrip­to­rum Medi­um Aevum se echan de menos. No sucede lo mis­mo, sin embar­go, con los tex­tos bíbli­cos, donde desta­can de man­era clara:

* Accor­dance, que es una enorme platafor­ma crea­da por Oak­tree Soft­ware para el estu­dio de la Bib­lia. Está com­puesto por un potente motor de búsque­da al que se van aña­di­en­do módu­los de pago, ofrece lex­i­cones, dic­cionar­ios, con­cor­dan­cias, ensayos, mono­grafías, etc. sobre el tex­to bíbli­co en hebreo, griego y latín. Por des­gra­cia, su pre­cio siem­pre me ha pare­ci­do abu­si­vo y no lo he proba­do, así que estaré encan­ta­do si algún usuario que lo haya hecho nos deja su opinión por aquí.

* Logos Bible: es la otra opción com­er­cial para el estu­dio de la Bib­lia en OSX. El fun­cionamien­to y la ofer­ta de presta­ciones es muy sim­i­lar a Accor­dance: un motor de búsque­da de gran poten­cia para el que hay que se pueden com­prar diver­sos paque­tes con tex­tos. Si os intere­sa os recomien­do que le echéis un vis­ta­zo a su vídeo de pre­sentación y a los mate­ri­ales que ofre­cen.

Espero haber con­tes­ta­do al mail y que haya sido de util­i­dad para alguno más de los que me leen. Estaré encan­ta­do de que aportéis más infor­ma­ción, dudas o pre­gun­tas en los comen­tar­ios.

El Bosco, El Prado y Google Earth

Ha sido la noti­cia cul­tur­al de la sem­ana: el Museo del Pra­do, en colab­o­ración con Google, ha puesto a dis­posi­ción de los inter­nau­tas 14 obras maes­tras de su colec­ción en amplísi­ma res­olu­ción. Lo úni­co que os será nece­sario para acced­er a ellas es un gen­eroso ancho de ban­da, ten­er insta­l­a­do o insta­lar en vue­stro orde­nador Google Earth, y bus­car Museo del Pra­do. Así de sim­ple y además gratis.

Las obras dig­i­tal­izadas son, en orden cronológi­co, La Anun­ciación (1430–2), de Fra Angeli­co; El Descendimien­to (1436), de Roger van der Wey­den; Autor­re­tra­to (1498), de Durero; El Car­de­nal (1510–1), de Rafael; El jardín de las Deli­cias o La pin­tu­ra del madroño (1514–5), de El Bosco; La Cru­ci­fix­ión (1518), de Juan de Flan­des; El emper­ador Car­los V, a cabal­lo, en Mühlberg (1548), de Tiziano; El caballero de la mano en el pecho (1584), de El Gre­co; Artemisa (1633–5), de Rem­brandt; Las tres Gra­cias (1638), de Rubens; El sueño de Jacob (1639), de Rib­era; La famil­ia de Felipe IV o Las Meni­nas (1656), de Velázquez: Inmac­u­la­da Con­cep­ción (1767–9), de Tiepo­lo y 3 de mayo (1813–4), de Goya.

La cal­i­dad de las repro­duc­ciones es impre­sio­n­ante, has­ta el pun­to de hac­erme pasar una amplia por­ción de la tarde solo con una de ellas: El jardín de las deli­cias de Hierony­mus Bosch. He recor­ri­do el cuadro varias veces, pudi­en­do apre­ciar detalles que has­ta hoy se me habían escapa­do y me he queda­do sor­pren­di­do, más si cabe, con la habil­i­dad del holandés y la riqueza de su tra­ba­jo. He hecho recortes de los pasajes del tríp­ti­co que más me han lla­ma­do la aten­ción. Algunos en la blo­gos­fera, inclu­so, se han afana­do en bus­car temas repet­i­tivos y un tan­to curiosos… nada que supere, de momen­to, a las fig­uras de acción inspi­radas en el cuadro. Esto es solo una mues­tra mín­i­ma de todo lo que podréis des­cubrir acce­di­en­do a la nue­va repro­duc­ción dig­i­tal del lien­zo.

Google Earth-1-1.jpg

Google Earth-4-1.jpg

Google Earth-5-1.jpg

Google Earth-7-1.jpg

Google Earth-9-1.jpg

Google Earth-3-1.jpg

Google Earth-6-1.jpg

Google Earth-10-1.jpg

Google Earth-12-1.jpg

Google Earth-15-1.jpg

Google Earth-18-1.jpg

Google Earth-17-1.jpg

Google Earth-20.jpg

Para may­or infor­ma­ción sobre el pro­ce­so de dig­i­tal­iza­do, podéis ver este brevísi­mo vídeo que Google España ha subido a Youtube. Las tres partes impli­cadas —el Museo del Pra­do, Google Earth y Mad­pix­el— dan algu­na infor­ma­ción más en los enlaces a sus respec­ti­vas pági­nas.

Los amores de Aristóteles y Filis

Sillar de la Iglesia de Montbenoît representando a Aristóteles y Filis

Aquamanile – Aristotle Ridden by Phyllis (1975.1.1416)  - The Metropolitan Museum of Art

Aristóteles y Filis - Grabador anónimo (M. R.) - Alemania, siglo XV

Aristóteles y Filis - Círculo de Baccio Baldini (mediados del siglo XV)

Aristóteles y Filis - Grabado del Holandés Jan de Beer - Finales del siglo XV

Aristóteles y Filis - Maestro del Gabinete de Estampas de Amsterdam (ca. 1485)

Aristóteles y Filis - Maestro Grabador M. Z. (1500-3)

Aristóteles y Filis - Hans Baldung Grien (1484-1545)

Filis galopando sobre Aristóteles - Hans Burgkmair el Viejo (ca.1519)

Aristóteles y Filis - Jan Sadeler (ca. 1587-1593)

Henri d’an­deli redac­ta a comien­zos del siglo xiii su lai d’aris­tote, una his­to­ria cómi­ca y obsce­na sobre el filó­so­fo que gozará de cier­ta for­tu­na en el imag­i­nario occi­den­tal. El lay, el género escogi­do por d’An­deli, era una nar­ración cor­ta de carác­ter humorís­ti­co y de car­ga eróti­ca y burlesca que gozó de enorme pop­u­lar­i­dad en las cortes anglo-nor­man­das medievales y que desem­peñaría un papel impor­tante todavía en los nov­el­li­ni de Ser­cam­bi y de Boc­cac­cio, o en los cuen­tos de Chaucer.

La nar­ración ver­si­fi­ca­da de d’An­deli tiene un argu­men­to muy sim­ple: Aristóte­les ha acom­paña­do a Ale­jan­dro Mag­no en su expe­di­ción a la India, donde el rey se ha enam­ora­do de una joven y bel­la corte­sana. Aristóte­les le recomien­da como su pre­cep­tor que aban­done la com­pañía de Fil­is, al impedirle prepararse para el ejer­ci­cio de la vir­tud y las respon­s­abil­i­dades del gob­ier­no. La corte­sana, enter­a­da del con­se­jo del filó­so­fo prom­ete ven­gan­za. Una mañana, la joven comien­za a bailar de man­era sen­su­al y a can­tar can­ciones de amor en el jardín con­tiguo al estu­dio de Aristóte­les. La belleza de su can­to hacen que el filó­so­fo sien­ta un ardi­ente deseo por la joven y abra su ven­tana para poder ver­la y requerir sus ser­vi­cios. Ella, prepara­da para la prop­ues­ta, prom­ete sacia­r­lo con una úni­ca condi­ción: debe fin­gir ser un cabal­lo y dejar­la mon­tar sobre su espal­da mien­tras la pasea por el jardín. Aristóte­les con­siente. En el momen­to en que está cumplien­do el capri­cho de la het­aira, Ale­jan­dro los ve des­de una altura supe­ri­or del castil­lo y exige a su mae­stro un expli­cación. La respues­ta es clara: si un viejo como él se ha vis­to enreda­do en tal situación por causa del amor, qué no le pasaría a un joven inex­per­to como Ale­jan­dro, he ahí la razón de pre­venir­lo con­tra el deseo eróti­co, que ni atiende a edad, ni a rep­utación, ni a conocimien­to. Ale­jan­dro, com­placido con la respues­ta, per­dona a su mae­stro, y que­da libre para reunirse con su ami­ga sin recibir ningún tipo de repri­men­da.

La obra cobró notable pop­u­lar­i­dad des­de su primera lec­tura en corte y sus ver­sos fueron imi­ta­dos, repeti­dos y vari­a­dos. Nos han lle­ga­do cin­co ver­siones man­u­scritas del lay, aunque ningu­na es sat­is­fac­to­ria y ofre­cen, además, cier­tas varia­ciones argu­men­tales. El éxi­to de la obra debió de ser grande, puesto que la Igle­sia —cuya doc­t­ri­na per­manecía por entonces fuerte­mente lig­a­da a las enseñan­zas del Are­opagi­ta— tomo car­tas en el asun­to. Jacques de Vit­ry, a la sazón obis­po de Acre y futuro car­de­nal de Tus­cu­lum, redac­tó una nue­va ver­sión de la his­to­ria donde elim­inó cualquier tipo de aspiración lit­er­aria y a la que cargó de un fuerte con­tenido moral y trascen­dente. Fil­is ya no es una corte­sana, sino la esposa de Ale­jan­dro, y engaña al príncipe con el filó­so­fo, desa­tan­do con ello el sec­u­lar mecan­is­mo que alude a la per­fidia y la mal­dad de las mujeres. Para Vit­ry, solo hay una morale­ja que extraer de la his­to­ria: la úni­ca filosofía vál­i­da es aque­l­la que prepara para la muerte.

Sin embar­go, la his­to­ria de Aristóte­les y Fil­is demostrará mucha may­or longev­i­dad en su ver­tiente icono­grá­fi­ca, que la memo­ria de Jacques de Vit­ry o Hen­ri d’An­deli en la cul­tura lit­er­aria euro­pea. Seguir el recor­ri­do de las rep­re­senta­ciones de la fábu­la nos lle­va por caminos bien difer­entes. El tra­ba­jo del orfebre, del eban­ista o el grabador le dan al obje­to artís­ti­co una sig­nifi­ca­do más amplio, tan­to ante nue­stros ojos como ante los de nue­stros antepasa­dos.

Quizás en ninguno de ellos como en el mis­te­rioso mae­stro grabador alemán de prin­ci­p­ios del siglo XVI cono­ci­do por las siglas M. Z. se con­ju­gan de man­era más per­fec­ta las lec­ciones de Vit­ry: solo nos han queda­do de él los graba­dos de un Arte de bien morir todavía por iden­ti­ficar y otro ded­i­ca­do a nue­stro tema. Pero la icono­grafía expre­sa algo pro­fun­do que tra­sciende la relación más o menos feliz con la fuente lit­er­aria: habla de la humil­lación de la filosofía frente a la belleza, el some­timien­to de la racional­i­dad por la ani­mal­i­dad, la ren­di­ción de la vejez a la juven­tud, la vic­to­ria del vicio sobre la vir­tud, etcétera.

En todos estos sig­nifi­ca­dos entre­laza­dos, la mujer per­manece ais­la­da de la humanidad y de la razón, ani­mal­iza al hom­bre y rinde a la evi­den­cia de la carne cualquier ejer­ci­cio de abstrac­ción. Si Aristóte­les —la asce­sis, la razón y la vida espec­u­la­ti­va— que­da someti­do y espolea­do por el deseo, la het­aira —la car­nal­i­dad, la irra­cional­i­dad y la vida veg­e­ta­ti­va— se limi­ta a un obje­to o a un mero mecan­is­mo nat­ur­al. Así, en la his­to­ria de los amores de Fil­is y Aristóte­les, la lec­ción últi­ma es que en un sis­tema de val­ores estáti­co y patri­ar­cal, aunque se genere una inver­sión paródi­ca del estatu­to de sus com­po­nentes, en el mis­mo pro­ce­so de inter­pretación y recep­ción se refor­mu­la de man­era más potente, si cabe, el sis­tema que ha sido inver­tido. Quiero decir, el reba­jamien­to a la ani­mal­i­dad del hom­bre lle­va implíc­i­to un reba­jamien­to abso­lu­to de la mujer, rep­re­sen­tan­do la fábu­la un sis­tema de equiv­a­len­cias que nun­ca es evi­dente. Y exac­ta­mente lo mis­mo puede decirse de su lec­tura sado­ma­so­quista.

*

Muchos blogs ya han recogi­do la his­to­ria, así que dejo aquí un pequeño lis­ta­do de algunos de ellos que amplían mi tex­to con más fuentes, ver­siones o mate­r­i­al grá­fi­co: el café de oca­ta, Phi­lalethe, Tru­ci­oli Savonese o Il tem­po del­l’om­bra. Tam­bién me he per­mi­ti­do subir a mi servi­dor una edi­ción libre de dere­chos de copia: Hen­ri d’An­deli, Le lai d’Aris­tote, ed. A. Héron, Rouen: Imprimerie Léon Gy, 1901, descar­gad­la y echa­dle un vis­ta­zo si os intere­sa. Las imá­genes de la entra­da provienen de diver­sos sitios: el British Muse­um, flickr (Ana Sudani y Paul Lowry), The Met­ro­pol­i­tan Muse­um of Art (New York), Orazio Cen­taro’s Art Images on the Web (Ocaiw), Ciu­dad de la Pin­tu­ra y Art­Net; y estaría enorme­mente agrade­ci­do si alguien me pudiera hac­er lle­gar el graba­do que Albrecht Dür­er le dedicó al tema.

Si leéis ital­iano, el sigu­iente artícu­lo de Luisa Crus­var sobre la icono­grafía de Aristóte­les y Fil­is es muy recomend­able: «Il sapi­ente vin­to d’amore: Fil­lide cav­al­ca Aris­totele. For­tu­na e sug­ges­tioni di un tema icono­grafi­co dal Tar­do Medio­e­vo all’E­poca Sig­no­rile», Atti e Mem­o­rie del­la Soci­età Istri­ana di Arche­olo­gia e Sto­ria Patria CVI:1 (2006), pp. 73–102. Tam­bién tenéis en red una con­fer­en­cia muy instruc­ti­va de Ayers Bagley: «Study & Love: Aris­totle’s Fall».

Como siem­pre, dejo a vues­tra dis­posi­ción los comen­tar­ios para que­jas, dudas, sug­eren­cias y aporta­ciones. Y sigo ani­man­do a aque­l­los que no estáis suscritos a este blog a que lo hagáis para recibir cómoda­mente sus actu­al­iza­ciones en vue­stro lec­tor de RSS o en vue­stro correo elec­tróni­co.

Página 1 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén