Iginio Mari­ni será un nom­bre oscuro inclu­so para aque­l­los ded­i­ca­dos al mun­do de la tipografía y del dis­eño grá­fi­co. Sin embar­go, ha crea­do uno de los pro­gra­mas más pre­cisos para el inter­letra­je (kern­ing) automáti­co de tipos dig­i­tales: iKern. Este pro­gra­ma ha servi­do para rematar algu­nas de las tipografías dig­i­tales más pop­u­lares de los últi­mos tiem­pos, entre ellas algu­nas de Jos Buiv­en­ga —Anivers, Cal­lu­na, Museo Sans, etc.—, Molotro —Mino­type—, etcétera.

Pero Iginio no solo se ded­i­ca a la creación de soft­ware para mar­car las cor­re­spon­den­cias y el espa­ci­a­do per­fec­to entre car­ac­teres, sino que tiene una pasión especí­fi­ca por las tipografías antiguas, y es ese el moti­vo prin­ci­pal para dedi­car­le esta entra­da.


The Fell Types modern revival fonts realized by Igino Marini using iKern.jpg

Algunos de vosotros ya sabéis lo que me gus­tan las tipografías históri­c­as y el interés que despier­ta en mí su adaptación al mun­do dig­i­tal. Iginio se dedicó a la con­ver­sión a for­ma­to dig­i­tal de las fuentes que sirvieron para la fun­dación de las Pren­sas de Oxford allá por el siglo XVII y que reciben el nom­bre de quien super­visó el tra­ba­jo, el decano de la Christ Church, el Vice-Can­ciller de la Uni­ver­si­dad de Oxford y obis­po, John Fell (1625–1686). La pre­ocu­pación de Fell por la com­posi­ción y el dis­eño era tal que decidió encar­gar la tarea a mae­stros holan­deses en vez de dejar­las en manos de los ingle­ses, que con­sid­er­a­ba como padres de todo tipo de aber­ra­ciones tipográ­fi­cas. Y los tipó­grafos holan­deses tenían a su vez en mente un mod­e­lo claro: los car­ac­teres de civil­ité de Robert Granjon, que pre­tendían ser una respues­ta france­sa al pre­do­minio ital­iano en el dis­eño de romanas.[^1]

Durante poco más del primer siglo de las pren­sas de Oxford, las tipografías Fell sirvieron para la com­posi­ción de todos los títu­los com­puestos en ellas, para quedar pos­te­ri­or­mente rel­e­gadas a edi­ciones de lujo y tiradas muy limitadas.[^2] En el pro­ce­so de refundi­ción de los tipos, Iginio se val­ió de tres mono­grafías, dos de Stan­ley Mor­ri­son y de una de Horace Hart,[^3] a la búsque­da de un sis­tema que le per­mi­tiera recon­stru­ir­los como hom­e­na­je y, al tiem­po, como adaptación a las necesi­dades actuales.

El archi­vo que estáis a pun­to de descar­gar con­tiene:

* La romana y la itáli­ca ingle­sas. Las romanas y las ver­sales fueron cor­tadas por Cristof­fel van Dijck y las itáli­cas por Robert Granjon. John Fell las adquir­ió en 1672. Deben ser impre­sas a 13,5 pun­tos para una cor­re­spon­den­cia exac­ta con el mod­e­lo orig­i­nal.


english and roman italic.jpg

* Los tipos de De Walper­gen. Que se com­po­nen de la triple pica (cícero), cor­ta­do por Peter de Walper­gen y adquiri­do en 1686. Debe ser impre­so a 48 pun­tos para una cor­re­spon­den­cia exac­ta con el mod­e­lo orig­i­nal.


fellrevival-threelinespica.jpg

* El “French Canon”. Cor­ta­do por Peter de Walper­gen y adquiri­do tam­bién en 1686. Debe ser impre­so a 39 pun­tos para una cor­re­spon­den­cia exac­ta con el mod­e­lo orig­i­nal.


fellrevival-frenchcanon.jpg

* Doble Pica (cícero). Cor­ta­do por Peter de Walper­gen y adquiri­do en 1684. Debe ser impre­so a 21 pun­tos para una cor­re­spon­den­cia exac­ta con el mod­e­lo orig­i­nal.


fellrevival-doublepica.jpg

* “Great Primer”. Cor­ta­do por Peter de Walper­gen y adquiri­do tam­bién en 1684. Debe ser impre­so a 21 pun­tos para una cor­re­spon­den­cia exac­ta con el mod­e­lo orig­i­nal.


fellrevival-greatprimer.jpg

* “De Walpergen’s Pica”. Cor­ta­do por Peter de Walper­gen y adquiri­do en 1692. Debe ser impre­so a 12,5 pun­tos para una cor­re­spon­den­cia exac­ta con el mod­e­lo orig­i­nal.


fellrevival-dewalpergenspica.jpg

* A lo que se suman los fleu­rons y ele­men­tos dec­o­ra­tivos. Son cortes fun­da­men­tal­mente de Robert Granjon. El archi­vo 1 debe imprim­irse a 25 pun­tos y el archi­vo 2 a 17,5 para una cor­re­spon­den­cia exac­ta con el tipo orig­i­nal.


fellrevival-fellflowers.jpg

*

Podéis acced­er de man­era gra­tui­ta —aunque acep­tan dona­ciones— a los archivos en estos dos enlaces:

* Open­type.
* True­Type.

La licen­cia obliga a citar la proce­den­cia en aque­l­las pub­li­ca­ciones en que la util­icéis.

Para más infor­ma­ción en Inter­net:

* A Brief His­to­ry of the Fell Types, de Iginio Mari­ni;
* John Fell and the His­to­ry of Book, pub­li­ca­do por el Cen­tre for Ear­ly Mod­ern Stud­ies (Oxford Uni­ver­si­ty);
* Hyp­som­e­try, un blog com­ple­ta­mente com­puesto con la tipografía Fell;
* En 12on14 tenéis un intere­sante exper­i­men­to de Wal­ton Mendel­son, que lle­va a cabo una recon­struc­ción fac­sim­i­lar de la edi­ción de 1684 de la Utopia de Thomas More usan­do la dig­i­tal­ización de Mari­ni. Podéis encar­gar­lo aquí y en este enlace ver una com­par­a­ti­va entre la edi­ción orig­i­nal y la recon­struc­ción dig­i­tal.
* Podéis encon­trar en la breve his­to­ria de la tipografía de la Wikipedia una sucin­ta ref­er­en­cia a los Fell Types.
* Hoe­fler & Frere-Jones tam­bién tienen una ver­sión com­er­cial —mucho más lim­i­ta­da que la de Mari­ni— en su pági­na web.

[^1]:

Stan­ley Mor­ri­son (1967), John Fell, The Uni­ver­si­ty Press and the ‘Fell” Types , Oxford: Oxford Uni­ver­si­ty Press, pp. 139–42; id. (1973), A Tal­ly of Types, Cam­bridge: Cam­bridge Uni­ver­si­ty Press, p. 71.

[^2]:

Sobre la res­ur­rec­ción del tipo solo me que­da recomen­dar uno de los mejores libros sobre his­to­ria de la tipografía que he leí­do: Mar­tin Ould (2000), The Fell Revival; Describ­ing The Cast­ing Of The Fell Types At The Uni­ver­si­ty Press, Oxford, And Their Use By The Press And Oth­ers Since 1864, The Old School Press.

[^3]:

Stan­ley Mor­ri­son (1951), The Roman Ital­ic & Black Let­ter bequeathed to Uni­ver­si­ty of Oxford by Dr. John Fell, Oxford: Oxford Uni­ver­si­ty Press; id. (1967), John Fell, The Uni­ver­si­ty Press and the ‘Fell” Types , Oxford: Oxford Uni­ver­si­ty Press; Horace Hart (1970), Notes on a Cen­tu­ry of Typog­ra­phy at the Uni­ver­si­ty Press Oxford, 1693–1794, Oxford: The Claren­don Press.