Ficta eloquentia

Retórica, política y poética medieval y renacentista. Silva de varia lección

Etiqueta: obituario

Elogio del escriba

En 1971, en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois at Urbana-Cham­paign, un joven de 23 años decidió sen­tarse frente al tecla­do de una com­puta­do­ra. Era el 5 de julio y en su mochi­la había una copia de la Declaración de Inde­pen­den­cia de los Esta­dos Unidos que le habían regal­a­do el día ante­ri­or. Fue pre­cisa­mente el 4 de julio, el primer día que la Uni­ver­si­dad le había per­mi­ti­do acced­er a un fla­mante Xerox Sig­ma V sin restric­ciones de tiem­po. El joven, hala­ga­do por el priv­i­le­gio e intim­i­da­do por el desem­bol­so económi­co de la Insti­tu­ción, ya había toma­do la decisión de hac­er que su tra­ba­jo con la máquina revirtiera en ben­efi­cio de la comu­nidad.

Leer más

Leszek Kolakowski (1927–2009)

Hoy hace exac­ta­mente una sem­ana que murió Leszek Kolakows­ki y, como mues­tra de que la pren­sa no rinde jus­ti­cia a algunos ni en sus obit­u­ar­ios, yo acabo de enter­arme esta tarde mien­tras leía una anéc­do­ta de las muchas pro­tag­on­i­zadas por el mae­stro en The Chica­go Blog. Para muchos de los lec­tores sobrarán pre­senta­ciones, pero para a aque­l­los a quienes no se les haya con­ce­di­do el rega­lo de la lec­tura de cualquiera de sus obras, les dejo aquí una breve sem­blan­za que otro grande, Tony Judt, le dedicó el año pasa­do en un libro que merece como poco una lec­tura —Reap­praisals. Reflec­tions on the for­got­ten Twen­ti­eth Cen­tu­ry (New York: The Pen­guin Press, 2008, pp. 129–30). La sem­blan­za de Kolakows­ki reza como sigue:

Kolakowski.png “Leszek Kolakows­ki es un filó­so­fo pola­co. Pero no parece demasi­a­do acer­ta­do —o sufi­ciente— describir­lo así. Como Czes­law Milosz y otros antes que él, Kolakows­ki for­jó su car­rera int­elec­tu­al y políti­ca en oposi­ción a cier­tos ras­gos de raigam­blre pro­fun­da en la cul­tura pola­ca tradi­cional: cler­i­cal­is­mo, chovin­is­mo, anti-semi­tismo. Oblig­a­do a aban­donar su tier­ra natal en 1968, Kolakows­ki nun­ca podría volver a casa ni ser pub­li­ca­do en ella: entre 1968 y 1981 su nom­bre se encon­tra­ba en el índice pola­co de autores pro­hibidos, y la may­or parte de la obra por la que es cono­ci­do hoy fue escri­ta y gran parte de la obra por la que mejor se le conoce hoy fue escri­ta y pub­li­ca­da en el extran­jero.

En el exilio, Kolakows­ki vivió prin­ci­pal­mente en Inglater­ra, donde fue Fel­low del All Souls Col­lege, Oxford, des­de 1970. Pero, como explicó en una entre­vista el año pasa­do, Gran Bre­taña es una isla; Oxford es una isla den­tro de Gran Bre­taña; All Souls (un Col­lege sin estu­di­antes) es una isla den­tro de Oxford y el Dr. Leszek Kolakows­ki es una isla en All Souls, una “isla cuá­dru­ple”. Hubo en un tiem­po, de hecho, lugar en la vida cul­tur­al británi­ca para los int­elec­tuales emi­gra­dos de Rusia y Europa Cen­tral —piéns­ese en Lud­wig Wittgen­stein, Arthur Koestler o Isa­iah Berlin. Pero un filó­so­fo católi­co, antiguo marx­ista y pola­co es más exóti­co y, a pesar de su reconocimien­to inter­na­cional, Leszek Kolakows­ki es ampli­a­mente descono­ci­do —y curiosa­mente menos­pre­ci­a­do— en su tier­ra adop­ti­va.

En otros lugares, sin embar­go, es famoso. Como muchos int­elec­tuales cen­troeu­ropeos de su gen­eración, Kolakows­ki es polí­glota —con tan­ta o may­or facil­i­dad en ruso, francés y alemán como en pola­co y en su inglés de adop­ción— y ha recibido reconocimien­tos y abun­dantes pre­mios en Italia, Ale­ma­nia y Fran­cia prin­ci­pal­mente. En los Esta­dos Unidos, donde Kolakows­ki enseño durante muchos años en el Com­mit­tee on Social Thought de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, sus logros han sido gen­erosa­mente recono­ci­dos, cul­mi­nan­do en 2003 con el Pre­mio Kluge de la Bib­liote­ca del Con­gre­so, otor­ga­do por los logros de una vida en aque­l­los cam­pos de inves­ti­gación —las humanidades prin­ci­pal­mente— para los que no hay Pre­mio Nobel. Pero Kolakows­ki, que en más de una ocasión ha declar­a­do sen­tirse en París como en casa, no es más amer­i­cano que inglés. Quizás deba pen­sarse en él como el últi­mo ciu­dadano ilus­tre de la Repúbli­ca de las Letras del siglo XX.

En la may­or parte de sus país­es de adop­ción, Leszek Kolakows­ki es mejor cono­ci­do —y en algunos úni­ca­mente cono­ci­do— por Main Cur­rents of Marx­ism, su excep­cional his­to­ria en tres volúmenes del marx­is­mo: pub­li­ca­da en pola­co (en París) en 1976, en Inglater­ra por Oxford Uni­ver­si­ty Press dos años despues, y reim­pre­sa aho­ra en un volú­men úni­co por Nor­ton en los Esta­dos Unidos. Sin duda así debe ser: Main Cur­rents es un mon­u­men­to de la eru­di­ción mod­er­na en el cam­po de las humanidades. Pero hay cier­ta ironía en su pre­em­i­nen­cia entre el resto de los escrits de Kolakows­ki, al ser su autor cualquier cosa excep­to un “Marxól­o­go”. Es un filó­so­fo, un his­to­ri­ador de la filosofía y un pen­sador católi­co. Pasó años estu­dian­do las sec­tas y here­jías cris­tianas alto­mod­er­nas y durante más de últi­mo cuar­to del siglo pasa­do se dedicón a la his­to­ria de la religión y la filosofía en Europa y lo que podría ser descrito de la mejor man­era como espec­u­la­ciones filosó­fi­co-teológ­i­cas.”

Sobre la muerte de Kolakows­ki podéis encon­trar más infor­ma­ción en los sigu­ientes enlaces:

* The Chica­go Blog.
* The Tele­graph.
* Letras Libres.
* La Ter­cera.
* La Cope.

Hay una bue­na galería de fotos, de donde proce­den la que se adjun­ta a esta entra­da, aquí. Otra brevísi­ma biografía en inglés puede leerse aquí. Una bib­li­ografía que dista de ser com­pre­hen­si­va puede encon­trarse en esta entra­da de la Wikipedia ingle­sa, a la que pueden sumarse las fuentes pri­marias citadas en este doc­u­men­to y en este otro, de Cos­ma Shal­izi. Si alguno conoce un lis­ta­do real­mente com­ple­to, que se pon­ga en con­tac­to con­mi­go y lo añadi­re­mos a esta pági­na.

Quienes todavía no estáis suscritos a Fic­ta elo­quen­tia podéis recibir las nuevas entradas a través del lec­tor RSS de vue­stro gus­to o en vue­stro correo elec­tróni­co. Podéis uti­lizar el for­mu­la­rio de con­tac­to para enviarme infor­ma­ción, dudas o sug­eren­cias sobre temas que os gus­taría ver trata­dos.

Michael Baxandall (10 de agosto de 1933-12 de agosto de 2008)

Salgo de la para­da oblig­a­to­ria de Agos­to para hac­erme eco de una noti­cia que me ha entris­te­ci­do espe­cial­mente y de la que me he enter­a­do dos sem­anas después de que tuviera lugar. El 12 de agos­to de este año Michael Baxan­dall moría en Lon­dres a la edad de 74 años.

Se tra­ta de una pér­di­da enorme para la his­to­ria del arte y para la his­to­ria int­elec­tu­al del Renacimien­to, por lo que me gus­taría dedi­car­le unas líneas. Prob­a­ble­mente Baxan­dall sea cono­ci­do en el panora­ma español por la tra­duc­ción de una de sus obras más impor­tantes: Giot­to y los oradores. La visión de la pin­tu­ra en los human­istas ital­ianos y el des­cubrim­ien­to de la com­posi­ción pic­tóri­ca 1350–1450 (Madrid: Visor, 1996). En la que se encuen­tran algunos de los temas fun­da­men­tales de muchas de sus obras: la his­to­ria social de la pro­duc­ción de la obra de arte, los vín­cu­los que esta mantiene con otras for­mas de expre­sión durante el Renacimien­to, los mod­os de relación entre dis­ci­plinas y las difer­entes vías por las que cohe­sio­n­an los prin­ci­p­ios de una cul­tura, los dis­tin­tos gra­dos y mod­os de influ­en­cia entre esti­los y obras, la impor­tan­cia de la per­cep­ción y del modo de manip­u­lar­la por parte de los artis­tas del Renacimien­to, etcétera.


Michael Baxandall

La obra de Baxan­dall es mucho más exten­sa de lo que tiende a pen­sarse en España. Un lis­ta­do de sus obras más impor­tantes debería incluir:

* 1971, Giot­to and the Ora­tors, Oxford: The Claren­don Press.
* 1972, Paint­ing and Expe­ri­ence in Fif­teenth-Cen­tu­ry Italy, Oxford: Oxford Uni­ver­si­ty Press.
* 1980, The Lime­wood Sculp­tors of Renais­sance Ger­many, New Haven: Yale Uni­ver­si­ty Press.
* 1986, Pat­terns of Inten­tion, New Haven: Yale Uni­ver­si­ty Press.
* 1994, Tiepo­lo and the Pic­to­r­i­al Intel­li­gence, en colab­o­ración con Svet­lana Alpers, New Haven and Lon­don: Yale Uni­ver­si­ty Press.
* 1995, Shad­ows of the Enlight­en­ment, New Haven: Yale Uni­ver­si­ty Press.
* 2003, Words for Pic­tures. Sev­en Papers on Art and Crit­i­cism, New Haven: Yale Uni­ver­si­ty Press.

Durante su vida académi­ca perteneció a uni­ver­si­dades y cen­tros de enorme pres­ti­gio, entre ellas el War­burg Insti­tute —una de las más impor­tantes insti­tu­ciones mundi­ales sobre el Renacimien­to—, la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, el Vic­to­ria and Albert Muse­um, la Uni­ver­si­dad de Oxford, la Uni­ver­si­dad de Cor­nell y la Uni­ver­si­dad de Berke­ley.

Durante los últi­mos años, han ido apare­cien­do libros y artícu­los sobre la figu­ra de Baxan­dall de muy diver­so cal­a­do y méri­to. Pueden hojearse: W. Eugene Klein­bauer (1982), Research Guide to the His­to­ry of West­ern Art, Chica­go: Amer­i­can Library Asso­ci­a­tion, p. 118; Michael Baxan­dall, Inter­view with Art His­to­ri­ans. 1991–2002, Mal­ibu, CA: Get­ty Research Insti­tute; John Oni­ans (1987), Neu­roarthis­to­ry: From Aris­to­tle and Pliny to Baxan­dall and Zeki, New Haven: Yale Uni­ver­si­ty Press y Adri­an Rifkin (1999), About Michael Baxan­dall, Black­well.

Por supuesto, tras la muerte de Baxan­dall es más que prob­a­ble que en los próx­i­mos meses aparez­can pub­li­ca­ciones que reivin­diquen su figu­ra y su tra­ba­jo. Se irá dan­do cuen­ta de ellas en esta mis­ma entra­da.

********************

Aque­l­los intere­sa­dos en más infor­ma­ción, podrán encon­trar­la en los sigu­ientes sitios de Inter­net:

* The Guardian.
* The Inde­pen­dent.
* The Tele­graph.
* Times.
* Wikipedia.

Ya son cinco años sin Roberto Bolaño

Por un momen­to, no lo niego, se me pasó por la cabeza la idea de una acción ter­ror­ista, vi a los real vis­cer­al­is­tas preparan­do el secue­stro de Octavio Paz, los vi asaltan­do su casa (pobre Marie-José, qué desas­tre de porce­lanas rotas), los vi salien­do con Octavio Paz amor­daza­do, ata­do de pies y manos y lle­va­do en volan­das o como una alfom­bra, inclu­so los vi perdién­dose por los arra­bales de Net­za­hual­cóy­otl en un destar­ta­l­a­do Cadil­lac negro con Octavio Paz dan­do botes en el maletero, pero pron­to me repuse, debían de ser los nervios, las rachas de vien­to que a veces recor­ren Insur­gentes (estábamos hablan­do en la acera) y que sue­len inoc­u­lar en los peatones y en los auto­movilis­tas las ideas más desca­bel­ladas. Así que volví a rec­haz­ar su invitación y él volvió a insi­s­tir. Lo que te voy a con­tar, dijo, va a remover los cimien­tos de la poesía mex­i­cana, tal vez dijera lati­noamer­i­cana, no, mundi­al no, dig­amos que en su desvarío se man­tenía en los límites del español. Aque­l­lo que me quería con­tar iba a trastornar la poesía en lengua españo­la. Vaya, dije, ¿algún man­u­scrito descono­ci­do de Sor Jua­na Inés de la Cruz? ¿Un tex­to proféti­co de Sor Jua­na sobre el des­ti­no de Méx­i­co? Pero no, por supuesto, era algo que habían encon­tra­do los real vis­cer­al­is­tas, y los real vis­cer­al­is­tas eran inca­paces de aso­marse a las bib­liote­cas per­di­das del siglo XVII.”

Ya han pasa­do cin­co años des­de que murió Rober­to Bolaño, casi los mis­mos des­de que me leí por primera vez Los detec­tives sal­va­jes, y después vino 2666, Las putas asesinas y todo lo suyo. Des­canse en Paz.

***********

Las mejores maneras de recoger la noticia que he encontrado

* Cin­co años sin Bolaño, el anti­héroe lati­noamer­i­cano
* Bolaño mar­ca mundi­al
* Bolaño a lo bes­tia.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén