Ficta eloquentia

Retórica, política y poética medieval y renacentista. Silva de varia lección

Etiqueta: noticias

Elogio del escriba

En 1971, en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois at Urbana-Cham­paign, un joven de 23 años decidió sen­tarse frente al tecla­do de una com­puta­do­ra. Era el 5 de julio y en su mochi­la había una copia de la Declaración de Inde­pen­den­cia de los Esta­dos Unidos que le habían regal­a­do el día ante­ri­or. Fue pre­cisa­mente el 4 de julio, el primer día que la Uni­ver­si­dad le había per­mi­ti­do acced­er a un fla­mante Xerox Sig­ma V sin restric­ciones de tiem­po. El joven, hala­ga­do por el priv­i­le­gio e intim­i­da­do por el desem­bol­so económi­co de la Insti­tu­ción, ya había toma­do la decisión de hac­er que su tra­ba­jo con la máquina revirtiera en ben­efi­cio de la comu­nidad.

Leer más

Leszek Kolakowski (1927–2009)

Hoy hace exac­ta­mente una sem­ana que murió Leszek Kolakows­ki y, como mues­tra de que la pren­sa no rinde jus­ti­cia a algunos ni en sus obit­u­ar­ios, yo acabo de enter­arme esta tarde mien­tras leía una anéc­do­ta de las muchas pro­tag­on­i­zadas por el mae­stro en The Chica­go Blog. Para muchos de los lec­tores sobrarán pre­senta­ciones, pero para a aque­l­los a quienes no se les haya con­ce­di­do el rega­lo de la lec­tura de cualquiera de sus obras, les dejo aquí una breve sem­blan­za que otro grande, Tony Judt, le dedicó el año pasa­do en un libro que merece como poco una lec­tura —Reap­praisals. Reflec­tions on the for­got­ten Twen­ti­eth Cen­tu­ry (New York: The Pen­guin Press, 2008, pp. 129–30). La sem­blan­za de Kolakows­ki reza como sigue:

Kolakowski.png “Leszek Kolakows­ki es un filó­so­fo pola­co. Pero no parece demasi­a­do acer­ta­do —o sufi­ciente— describir­lo así. Como Czes­law Milosz y otros antes que él, Kolakows­ki for­jó su car­rera int­elec­tu­al y políti­ca en oposi­ción a cier­tos ras­gos de raigam­blre pro­fun­da en la cul­tura pola­ca tradi­cional: cler­i­cal­is­mo, chovin­is­mo, anti-semi­tismo. Oblig­a­do a aban­donar su tier­ra natal en 1968, Kolakows­ki nun­ca podría volver a casa ni ser pub­li­ca­do en ella: entre 1968 y 1981 su nom­bre se encon­tra­ba en el índice pola­co de autores pro­hibidos, y la may­or parte de la obra por la que es cono­ci­do hoy fue escri­ta y gran parte de la obra por la que mejor se le conoce hoy fue escri­ta y pub­li­ca­da en el extran­jero.

En el exilio, Kolakows­ki vivió prin­ci­pal­mente en Inglater­ra, donde fue Fel­low del All Souls Col­lege, Oxford, des­de 1970. Pero, como explicó en una entre­vista el año pasa­do, Gran Bre­taña es una isla; Oxford es una isla den­tro de Gran Bre­taña; All Souls (un Col­lege sin estu­di­antes) es una isla den­tro de Oxford y el Dr. Leszek Kolakows­ki es una isla en All Souls, una “isla cuá­dru­ple”. Hubo en un tiem­po, de hecho, lugar en la vida cul­tur­al británi­ca para los int­elec­tuales emi­gra­dos de Rusia y Europa Cen­tral —piéns­ese en Lud­wig Wittgen­stein, Arthur Koestler o Isa­iah Berlin. Pero un filó­so­fo católi­co, antiguo marx­ista y pola­co es más exóti­co y, a pesar de su reconocimien­to inter­na­cional, Leszek Kolakows­ki es ampli­a­mente descono­ci­do —y curiosa­mente menos­pre­ci­a­do— en su tier­ra adop­ti­va.

En otros lugares, sin embar­go, es famoso. Como muchos int­elec­tuales cen­troeu­ropeos de su gen­eración, Kolakows­ki es polí­glota —con tan­ta o may­or facil­i­dad en ruso, francés y alemán como en pola­co y en su inglés de adop­ción— y ha recibido reconocimien­tos y abun­dantes pre­mios en Italia, Ale­ma­nia y Fran­cia prin­ci­pal­mente. En los Esta­dos Unidos, donde Kolakows­ki enseño durante muchos años en el Com­mit­tee on Social Thought de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, sus logros han sido gen­erosa­mente recono­ci­dos, cul­mi­nan­do en 2003 con el Pre­mio Kluge de la Bib­liote­ca del Con­gre­so, otor­ga­do por los logros de una vida en aque­l­los cam­pos de inves­ti­gación —las humanidades prin­ci­pal­mente— para los que no hay Pre­mio Nobel. Pero Kolakows­ki, que en más de una ocasión ha declar­a­do sen­tirse en París como en casa, no es más amer­i­cano que inglés. Quizás deba pen­sarse en él como el últi­mo ciu­dadano ilus­tre de la Repúbli­ca de las Letras del siglo XX.

En la may­or parte de sus país­es de adop­ción, Leszek Kolakows­ki es mejor cono­ci­do —y en algunos úni­ca­mente cono­ci­do— por Main Cur­rents of Marx­ism, su excep­cional his­to­ria en tres volúmenes del marx­is­mo: pub­li­ca­da en pola­co (en París) en 1976, en Inglater­ra por Oxford Uni­ver­si­ty Press dos años despues, y reim­pre­sa aho­ra en un volú­men úni­co por Nor­ton en los Esta­dos Unidos. Sin duda así debe ser: Main Cur­rents es un mon­u­men­to de la eru­di­ción mod­er­na en el cam­po de las humanidades. Pero hay cier­ta ironía en su pre­em­i­nen­cia entre el resto de los escrits de Kolakows­ki, al ser su autor cualquier cosa excep­to un “Marxól­o­go”. Es un filó­so­fo, un his­to­ri­ador de la filosofía y un pen­sador católi­co. Pasó años estu­dian­do las sec­tas y here­jías cris­tianas alto­mod­er­nas y durante más de últi­mo cuar­to del siglo pasa­do se dedicón a la his­to­ria de la religión y la filosofía en Europa y lo que podría ser descrito de la mejor man­era como espec­u­la­ciones filosó­fi­co-teológ­i­cas.”

Sobre la muerte de Kolakows­ki podéis encon­trar más infor­ma­ción en los sigu­ientes enlaces:

* The Chica­go Blog.
* The Tele­graph.
* Letras Libres.
* La Ter­cera.
* La Cope.

Hay una bue­na galería de fotos, de donde proce­den la que se adjun­ta a esta entra­da, aquí. Otra brevísi­ma biografía en inglés puede leerse aquí. Una bib­li­ografía que dista de ser com­pre­hen­si­va puede encon­trarse en esta entra­da de la Wikipedia ingle­sa, a la que pueden sumarse las fuentes pri­marias citadas en este doc­u­men­to y en este otro, de Cos­ma Shal­izi. Si alguno conoce un lis­ta­do real­mente com­ple­to, que se pon­ga en con­tac­to con­mi­go y lo añadi­re­mos a esta pági­na.

Quienes todavía no estáis suscritos a Fic­ta elo­quen­tia podéis recibir las nuevas entradas a través del lec­tor RSS de vue­stro gus­to o en vue­stro correo elec­tróni­co. Podéis uti­lizar el for­mu­la­rio de con­tac­to para enviarme infor­ma­ción, dudas o sug­eren­cias sobre temas que os gus­taría ver trata­dos.

Estamos de vuelta

Desde que os avisé de la para­da oblig­a­to­ria de este espa­cio, he inten­ta­do encon­trar un momen­to para reanudar un proyec­to que me ha dado muchas ale­grías, y algu­na pena, durante el últi­mo año. Como quería volver con garan­tías, y no escri­bi­en­do una entra­da de com­pro­miso, he tenido que dejar pasar los esca­sos hue­cos que han ido surgien­do durante estos meses para, por fin, sen­tarme hoy ante el orde­nador y escribir estas líneas.

Tras un año movi­do, hay algu­nas noti­cias que quisiera com­par­tir con vosotros, los lec­tores, que sois los que dais sen­ti­do a mi pres­en­cia en Inter­net. La primera de ellas, por longev­i­dad y traspiés del proyec­to, es que mi tesis doc­tor­al ya ha sido deposi­ta­da en la Uni­ver­si­dad de Aberdeen, conque solo que­da esper­ar lo mejor para su defen­sa. En segun­do lugar, durante los dos próx­i­mos semes­tres —sep­tiem­bre de 2009 a mayo de 2010— seré pro­fe­sor vis­i­tante en la Uni­ver­si­dad de Michi­gan. La opor­tu­nidad de tra­ba­jar en un depar­ta­men­to de lit­er­atu­ra his­páni­ca como ese, y en una uni­ver­si­dad que se encuen­tra entre las veinte primeras del mun­do, es un rega­lo con el que ni hubiera soña­do cuan­do empecé mis estu­dios, y estoy inmen­sa­mente agrade­ci­do a quienes han deposi­ta­do su con­fi­an­za en mí y me han recomen­da­do para el puesto. Como en mi mente está impar­tir las mejores clases posi­bles en el cam­po, este blog se verá enrique­ci­do con más entradas sobre Renacimien­to español y su lit­er­atu­ra —ya me conocéis, en sen­ti­do muy amplio— que espero que vosotros tam­bién dis­frutéis.

Quiero agrade­cer las mues­tras de car­iño y los áni­mos que muchos de vosotros me habéis hecho lle­gar por correo elec­tróni­co y por otros medios, así como el sor­pren­dente hecho de que el número de vis­i­tas se haya man­tenido prác­ti­ca­mente inmóvil y no hayan para­do de incor­po­rarse suscrip­tores a pesar de la para­da oblig­a­to­ria. Me gus­taría pen­sar que tan­to las vie­jas como las nuevas fidel­i­dades se deben a que aquí encon­tráis infor­ma­ción útil y una man­era de acer­carse a la Edad Media y el Renacimien­to úni­ca en la blo­gos­fera en castel­lano, al menos eso es lo que hay en mi áni­mo.

Este ver­a­no servirá, además de para retomar el rit­mo de escrit­u­ra, para actu­alizar el blog con nuevas posi­bil­i­dades de expre­sión e incor­po­rar util­i­dades que word­press parece per­mi­tir aho­ra de una man­era más sen­cil­la. Os man­ten­dré infor­ma­dos según las vaya imple­men­tan­do.

Quienes todavía no estáis suscritos a Fic­ta elo­quen­tia podéis recibir las nuevas entradas a través del lec­tor RSS de vue­stro gus­to o en vue­stro correo elec­tróni­co. Podéis uti­lizar el for­mu­la­rio de con­tac­to para enviarme infor­ma­ción, dudas o sug­eren­cias sobre temas que os gus­taría ver trata­dos.

Victoria and Albert Museum’s Medieval and Renaissance collection

El Vic­to­ria and Albert Muse­um planea abrir al públi­co toda su colec­ción de arte de la Edad Media y el Renacimien­to (300‑1600) el año que viene. El proyec­to, que ha costa­do 31 mil­lones de libras, supone que se podrá acced­er a 1800 obras de arte de man­era gra­tui­ta, y el pro­ce­so para hac­er­las acce­si­bles pre­sen­ta a su vez algu­nas novedades con respec­to a lo que esta­mos acos­tum­bra­dos. El museo ha con­trata­do los ser­vi­cios del estu­dio MUMA de arqui­tec­tura para ofre­cer las obras de arte —prin­ci­pal­mente las de arte sacro— con las condi­ciones de ilu­mi­nación y ambi­en­tales en las que podían ser obser­vadas durante la Edad Media.

Todo este tra­ba­jo de recon­struc­ción, reubi­cación y habil­itación for­ma parte de un proyec­to que comen­zó en 2001 y que se esti­ma que ha costa­do unos 120 mil­lones de libras en su total­i­dad, con la remod­elación com­ple­ta del ala de South Kens­ing­ton y la creación de 10 nuevas salas. Para saber cuán­do se podrá vis­i­tar, os recomien­do que os suscribáis a su blog. Si os intere­san más detalles acer­ca del proyec­to, podéis con­sul­tar la noti­cia en el Tele­graph, la BBC, The Inde­pen­dent o Art Dai­ly. Yo me he enter­a­do gra­cias al Medieval Mate­r­i­al Cul­ture Blog.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén