Ficta eloquentia

Retórica, política y poética medieval y renacentista. Silva de varia lección

Etiqueta: google

El Bosco, El Prado y Google Earth

Ha sido la noti­cia cul­tur­al de la sem­ana: el Museo del Pra­do, en colab­o­ración con Google, ha puesto a dis­posi­ción de los inter­nau­tas 14 obras maes­tras de su colec­ción en amplísi­ma res­olu­ción. Lo úni­co que os será nece­sario para acced­er a ellas es un gen­eroso ancho de ban­da, ten­er insta­l­a­do o insta­lar en vue­stro orde­nador Google Earth, y bus­car Museo del Pra­do. Así de sim­ple y además gratis.

Las obras dig­i­tal­izadas son, en orden cronológi­co, La Anun­ciación (1430–2), de Fra Angeli­co; El Descendimien­to (1436), de Roger van der Wey­den; Autor­re­tra­to (1498), de Durero; El Car­de­nal (1510–1), de Rafael; El jardín de las Deli­cias o La pin­tu­ra del madroño (1514–5), de El Bosco; La Cru­ci­fix­ión (1518), de Juan de Flan­des; El emper­ador Car­los V, a cabal­lo, en Mühlberg (1548), de Tiziano; El caballero de la mano en el pecho (1584), de El Gre­co; Artemisa (1633–5), de Rem­brandt; Las tres Gra­cias (1638), de Rubens; El sueño de Jacob (1639), de Rib­era; La famil­ia de Felipe IV o Las Meni­nas (1656), de Velázquez: Inmac­u­la­da Con­cep­ción (1767–9), de Tiepo­lo y 3 de mayo (1813–4), de Goya.

La cal­i­dad de las repro­duc­ciones es impre­sio­n­ante, has­ta el pun­to de hac­erme pasar una amplia por­ción de la tarde solo con una de ellas: El jardín de las deli­cias de Hierony­mus Bosch. He recor­ri­do el cuadro varias veces, pudi­en­do apre­ciar detalles que has­ta hoy se me habían escapa­do y me he queda­do sor­pren­di­do, más si cabe, con la habil­i­dad del holandés y la riqueza de su tra­ba­jo. He hecho recortes de los pasajes del tríp­ti­co que más me han lla­ma­do la aten­ción. Algunos en la blo­gos­fera, inclu­so, se han afana­do en bus­car temas repet­i­tivos y un tan­to curiosos… nada que supere, de momen­to, a las fig­uras de acción inspi­radas en el cuadro. Esto es solo una mues­tra mín­i­ma de todo lo que podréis des­cubrir acce­di­en­do a la nue­va repro­duc­ción dig­i­tal del lien­zo.

Google Earth-1-1.jpg

Google Earth-4-1.jpg

Google Earth-5-1.jpg

Google Earth-7-1.jpg

Google Earth-9-1.jpg

Google Earth-3-1.jpg

Google Earth-6-1.jpg

Google Earth-10-1.jpg

Google Earth-12-1.jpg

Google Earth-15-1.jpg

Google Earth-18-1.jpg

Google Earth-17-1.jpg

Google Earth-20.jpg

Para may­or infor­ma­ción sobre el pro­ce­so de dig­i­tal­iza­do, podéis ver este brevísi­mo vídeo que Google España ha subido a Youtube. Las tres partes impli­cadas —el Museo del Pra­do, Google Earth y Mad­pix­el— dan algu­na infor­ma­ción más en los enlaces a sus respec­ti­vas pági­nas.

Google lanza Knol

La noti­cia de la sem­ana es que Google ha lan­za­do por fin Knol. Knol es una her­ramien­ta para la pub­li­cación de con­tenidos en la red que se basa en el prin­ci­pio de colab­o­ración y de creación de con­tenidos autor­iza­dos, en pal­abras de sus desar­rol­ladores:

La red con­tiene ingentes can­ti­dades de infor­ma­ción, pero no todo lo que se sabe está con­tenido en la red. Una enorme can­ti­dad de infor­ma­ción se encuen­tra en la cabeza de la gente: mil­lones de per­sonas saben cosas útiles y miles de mil­lones podrían ben­e­fi­cia­rse de ese saber. Knol ani­mará a esas per­sonas a pon­er su conocimien­to en línea y hac­er­lo acce­si­ble a todo el mun­do.

El prin­ci­pio fun­da­men­tal de Knol es la autoría. Cada knol tiene un autor —o grupo de autores— que fir­man su con­tenido. Es su knol, su voz, su opinión. Esper­amos que haya var­ios knols sobre la mis­ma mate­ria, y pen­samos que es bueno que así sea.

Con Knol, esta­mos pre­sen­tan­do un nue­vo méto­do para que los autores cola­boren que lla­mamos “colab­o­ración mod­er­a­da”. Con esta fun­ción, cualquier lec­tor puede sug­erir hac­er enmien­das a un knol que el autor puede decidir acep­tar, rec­haz­ar, o mod­i­ficar antes de que esas mod­i­fi­ca­ciones sean vis­i­bles al públi­co. Esto per­mite que los autores acepten sug­eren­cias de todo el mun­do man­te­nien­do el con­trol de su con­tenido. Después de todo, su nom­bre está aso­ci­a­do a él.

Knol incluye poderosas her­ramien­tas de tra­ba­jo en red que per­miten múlti­ples mod­os de inter­ac­ción entre lec­tores y autores. La gente puede enviar con­tenidos, asig­nar una pun­tuación o escribir una reseña acer­ca de un knol deter­mi­na­do. Que­da a la elec­ción del autor incluir en un knol anun­cios del pro­gra­ma de Adsense […]

Nos com­place anun­ciar un acuer­do con New York­er que per­mite a cualquier autor añadir una viñe­ta por knol del exten­so catál­o­go de la revista. Las viñe­tas son un modo efec­ti­vo —y diver­tido— de expon­er tu pun­to de vista, inclu­so acer­ca de los temas más serios.

En fin, se tra­ta de otra bue­na noti­cia den­tro de la red, puesto que favore­cerá la apari­ción de con­tenidos autor­iza­dos sobre dis­tin­tos temas que, en prin­ci­pio, no están reci­bi­en­do la aten­ción nece­saria de otros ámbitos en la red. Sin embar­go, puede verse la cara neg­a­ti­va de la noti­cia, como ya han hecho algunos de los autores que enla­zo más aba­jo, y decantarse por la ver­sión de que Knol va direc­ta­mente con­tra la wikipedia y los con­tenidos abier­tos, adap­tán­dose inclu­so a la leg­is­lación de con­tenido en la red que la Unión Euro­pea quiere apro­bar.

Este últi­mo enfoque de la noti­cia me parece exce­si­vo. El prin­ci­pio de autori­dad es tan viejo como el mun­do, y si puedo leer un artícu­lo de Antho­ny Grafton, Stephen Green­blatt, Amedeo Quon­dam, Jill Kraye, John Mon­fasani, Robert Darn­ton, Fer­nan­do Bouza, Víc­tor Infantes o un infini­to etcétera sobre un tema con­cre­to, y apor­tar datos de mi inves­ti­gación para com­ple­men­tar­lo, me parece una noti­cia mar­avil­losa en el ámbito de la creación de con­tenidos de corte cien­tí­fi­co o académi­co. La Wikipedia es una her­ramien­ta útil, no nos engañe­mos; pero se tra­ta de un gigante con los pies de bar­ro des­de el momen­to en que con­tiene mucha infor­ma­ción —sobre todo en el ámbito de his­to­ria, lit­er­atu­ra, arte, pen­samien­to políti­co y demás ramas de las humanidades— que es, por ser gen­eroso, errónea. Si a esto añadi­mos que se está con­vir­tien­do en un recur­so exten­si­vo para los alum­nos uni­ver­si­tar­ios, y sobre todo, que se está con­vir­tien­do en un recur­so que no se con­trasta con otras fuentes, creo que la apari­ción de her­ramien­tas como Knol deben ser acogi­das, sino con eufo­ria, sí al menos con opti­mis­mo por lo que van a supon­er para con­tenidos especí­fi­cos en línea.

El movimien­to que está hacien­do Google per­mi­tirá, al menos en teoría, que gente que todavía no par­tic­i­pa de modo exten­si­vo en la red y que tiene una for­ma­ción envidi­a­ble, pue­da crear con­tenidos con las garan­tías nece­sarias para sen­tirse cómo­d­os. Muchas veces, las noti­cias de este tipo son acogi­das con escep­ti­cis­mo y ret­i­cen­cias por parte de las comu­nidades asen­tadas en Inter­net, pero lo que no com­pren­den estas comu­nidades —me parece— es que hay un infini­to número de per­sonas que no están dis­pues­tas a pub­licar en la red sin las premisas des­de las que parte knol. Creo que a nadie se le escapa que hay una muy numerosa rep­re­sentación de espe­cial­is­tas en diver­sos cam­pos que no están pub­li­can­do en la red por ret­i­cen­cias con respec­to al lugar que sus tex­tos puedan desem­peñar den­tro de un mar­co académi­co, y creo que Knol ofrece una respues­ta plau­si­ble para ani­mar­los a com­par­tir su tra­ba­jo de un modo más abier­to.

No se tra­ta de una her­ramien­ta per­fec­ta, evi­den­te­mente. La aso­ciación a los con­tenidos de un número de iden­ti­fi­cación académi­ca —al esti­lo de eprint u otros mod­os de legit­i­mación de con­tenidos en red— ani­maría a numerosos proyec­tos de inves­ti­gación que están hacien­do cosas real­mente intere­santes a uti­lizar knol como repos­i­to­rio de sus resul­ta­dos, con la ven­ta­ja de per­mi­tir la enmien­da de otros exper­tos que en prin­ci­pio no par­tic­i­pan en el proyec­to. Esto abre posi­bil­i­dades de colab­o­ración nove­dosas que pueden ten­er un impacto muy pos­i­ti­vo para el cam­po de las humanidades.

En fin, todo lo que expon­go aquí pertenece al ámbito de la teoría. Será nece­sario ver cómo el proyec­to evolu­ciona y, sobre todo, qué tipo de mate­ri­ales van apare­cien­do en la platafor­ma. Des­de aquí al menos, será segui­da con curiosi­dad.

********

Podéis ver distintos enfoques sobre la noticia en…

* TechCrunch: Google lan­za Knol, la wikipedia remu­ner­a­da. En francés, TechCrunch se cen­tra en el hecho de la pub­li­ci­dad vin­cu­la­da a los con­tenidos de Knol, y reflex­iona sobre el aci­cate que supone que los con­tenidos más vis­i­ta­dos generen dinero a sus autores.

* Problog­ger: Knol de Google — el fin de la wikipedia o el fin de los blogs. Dar­ren Rowse, el dueño de uno de los blogs más pop­u­lares para los blog­gers, anal­iza el paso de Google de la gestión de con­tenidos ajenos a la creación de con­tenidos pro­pios y anal­iza con bas­tante sen­ti­do común la difi­cul­tad real de que Knol supon­ga un peli­gro tan­to para la wikipedia como para los blogs.

* Jour­nal­istopia: El Knol de Google se enfrenta direc­ta­mente a las com­pañías de con­tenidos. Una muy intere­sante y sope­sa­da infor­ma­ción sobre los prob­le­mas que Knol puede plantear con el prin­ci­pal ser­vi­cio de Google, el bus­cador, pre­cisa­mente porque lo que plantea es la creación de «con­tenidos autor­iza­dos sobre tópi­cos especí­fi­cos», aquí me parece que es donde se encuen­tra el prob­le­ma de Knol y habrá que ver qué medios tiene Google para ges­tionarlo (quizás añadir una pes­taña al igual que hizo con google groups, schol­ar, books, images y demás).

* Error 500. Dos artícu­los en el blog de Anto­nio Ortiz: Knol en abier­to, con un enfoque erró­neo, me parece. No creo que Google esté plante­an­do Knol como com­pe­ten­cia direc­ta con la wikipedia, ni creo que la wikipedia sea la solu­ción idónea para los doc­tores de los que habla Ortiz, la wikipedia es colab­o­ra­ti­va en un sen­ti­do que sólo poten­cia la recep­ción del públi­co, pero que no poten­cia de man­era direc­ta la colab­o­ración en red, ni con­trastar la infor­ma­ción con otros espe­cial­is­tas —en la wikipedia solo se ve el resul­ta­do, pero no se ve el pro­ce­so por el que se lle­ga al resul­ta­do—, creo que aquí está el pun­to fuerte de knol. La Wikipedia se plantea una jer­ar­quía de usuar­ios. Sim­ple men­ción de Knol como opción dis­tin­ta a la Wiki para el planteamien­to de lo que Ortiz denom­i­na en el artícu­lo ante­ri­or como mer­i­toc­ra­cia clási­ca, y que muchos sen­cil­la­mente vemos como la autori­dad que con­cede el tra­ba­jo de años sobre una deter­mi­na­da mate­ria al máx­i­mo niv­el académi­co, así de sen­cil­lo.

* Loogic.com: Knol, la enci­clo­pe­dia de Google. De nue­vo sobre la pri­or­ización de Knol en el pro­pio bus­cador de Google, artícu­lo impar­cial e infor­ma­ti­vo.

* Peri­odis­tas 21: Knol y el fin de la neu­tral­i­dad de Google. Artícu­lo apoc­alíp­ti­co y del todo injus­to con Google, ni la wikipedia se verá ame­naza­da con Knol, ni creo, de nue­vo, que se esté plante­an­do como un ataque direc­to a la platafor­ma. Antes bien: lo que puede hac­er una her­ramien­ta intere­sante a Knol es pre­cisa­mente su nat­u­raleza colab­o­ra­ti­va y abrir cam­po a espe­cial­is­tas en la mate­ria que puedan con­trastar con otros espe­cial­is­tas, y nosotros como públi­co de todo el pro­ce­so, ¿se puede pedir más?

********

Alternativas a Knol:

* Squidoo.
* Cit­i­zendi­um.

********

Contenidos relacionados en ficta eloquentia:

* Ency­clopæ­dia Bri­tan­ni­ca Online.
* Sobre la mal lla­ma­da web 3.0 y free­base.
* Sobre la mal lla­ma­da web 3.0 y twine.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén