NOTAS_MOLESKINE.jpgEs lo que tiene la blo­gos­fera, unas sem­anas se encuen­tra poco mate­r­i­al que ten­ga cabi­da en este espa­cio, y otras hay tal abun­dan­cia que redac­tar una lista de recomen­da­ciones puede hac­erse eter­no, como sucede con esta entra­da. Con­fío en que algún enlace de los aquí recogi­dos os parez­ca tan intere­sante como a mí. Para facil­i­tar su lec­tura y el acce­so a los enlaces, los he divi­di­do en cua­tro áreas temáti­cas que os per­mi­tirán volver atrás sin perderos.

###Bus­cadores

* Vial­ib­ri. Resources for Bib­lio­philes. Vial­ib­ri es quizás el por­tal más grande de Inter­net para bib­lió­fi­los, per­mite la búsque­da de libros raros y descat­a­lo­ga­dos pertenecientes a más de 20.000 par­tic­u­lares y libr­erías. Los resul­ta­dos de las búsquedas pueden ser desiguales, pero es tal la can­ti­dad de libros que puede servir para descrip­ciones cat­a­lo­grá­fi­cas aprox­i­madas. Me lo ha des­cu­bier­to Lin­da Clark Bene­dict en Alone in the Archives.

* Motor de búsque­da cien­tí­fi­ca BASE. Un potente por­tal para realizar búsquedas de bib­li­ografía académi­ca sostenido por la Uni­ver­si­dad de Biele­feld. 16.875.599 items de acce­so y con­sul­ta total­mente gra­tu­itos.

* The Free Library. Otro motor de búsque­da de todo tipo de bib­li­ografía —académi­ca y no académi­ca— que con­tiene más de 4.000.000 de items.

* Jurn sirve para bus­car mate­r­i­al de ref­er­en­cia en el cam­po de las artes y las humanidades. Uti­liza el motor de búsque­da de google lim­i­ta­do a recur­sos abier­tos index­a­dos por Intute, DOAJ y lis­ta­dos de pub­li­ca­ciones per­iódi­cas en abier­to, aho­ra mis­mo cuen­tan 1330 revis­tas elec­tróni­cas académi­cas.

###Bases de datos y colec­ciones especí­fi­cas

* Pri­vate Libraries in Renais­sance Eng­land. A Col­lec­tion and Cat­a­logue of Tudor and Ear­ly Stu­art Book-Lists. Las Bib­liote­cas pri­vadas del Renacimien­to inglés es un proyec­to que nace de la colab­o­ración del PLRE con la Fol­ger Shake­speare Library. Se tra­ta de una colec­ción de cer­ca de 13.000 libros toma­da de lis­tas bib­li­ográ­fi­cas com­pi­ladas en Inglater­ra entre 1507 y 1653, y con­tiene los items de 196 bib­liote­cas históri­c­as. El catál­o­go incluye las lis­tas de libros que apare­cen en 162 inven­tar­ios ates­tigua­dos bajo la juris­dic­ción del Can­ciller de la Uni­ver­si­dad de Oxford. Más en la entra­da de Klaus Graf en Archivalia.

* Atlas Cronológi­co de la His­to­ria de España. La Real Acad­e­mia de la his­to­ria y el grupo edi­to­r­i­al SM aca­ban de pub­licar un comu­ni­ca­do de pren­sa para infor­mar de la inmi­nente aper­tu­ra en Inter­net del Atlas Cronológi­co de la His­to­ria de España. Prom­ete ser una intere­sante colec­ción de recur­sos para his­to­ri­adores. Solo podrá acced­er­se al recur­so medi­ante la com­pra del ejem­plar en papel de la obra; aunque en vista de la prop­ues­ta de un tenue entorno colab­o­ra­ti­vo para la cor­rec­ción de errores y ampliación de mate­ri­ales, puede ser que en no mucho tiem­po sea un recur­so en abier­to. Ver­e­mos.

###Her­ramien­tas y soft­ware

* Droid­fonts. Los chicos encar­ga­dos de dis­eñar las fuentes por defec­to del sis­tema oper­a­ti­vo de Google para tec­nología móvil las han lib­er­a­do en el SDK de Android. Por lo que cuen­tan en su pági­na, irán subi­en­do todas las fuentes per­mi­tien­do su descar­ga y uso gra­tu­ito. A su vez habrá una línea pro­fe­sion­al para dis­eñadores que será de pago. En cualquier caso, dis­fru­tad de ellas. Yo me he enter­a­do por Typophile.

* Open­bib­lio. Es una sis­tema de cat­a­lo­gación autom­a­ti­za­do escrito en PHP que con­tiene OPAC, cir­cu­lación, cat­a­lo­gación y admin­is­tración de usuar­ios. Algu­na infor­ma­ción más aquí y aquí —este últi­mo enlace en alemán y con algunos ejem­p­los de uso.

* Per­sonas que cualquier intere­sa­do en archivos y cul­tura dig­i­tal debería seguir en Twit­ter. La lista empezó con quince nom­bres, aho­ra mis­mo ya está en vein­tic­u­a­tro y subi­en­do.

* 14 pro­fe­sion­ales de la infor­ma­ción del Reino Unido que deberían seguirse en Twit­ter. Estu­pen­da lista de James Lap­pin para aque­l­los que están intere­sa­dos en cómo cir­cu­la la infor­ma­ción en la red actu­al, todo en píl­do­ras de 140 car­ac­teres.

###Análi­sis y noti­cias

* «Cuál es el tamaño de la Bib­liote­ca del Con­gre­so», de Matt Ray­mond, en Library of Con­gress Blog. Com­para­ción entre el fon­do físi­co de la Bib­liote­ca del Con­gre­so de los Esta­dos Unidos y el vir­tu­al. En el últi­mo caso, el tamaño de la infor­ma­ción ya ha alcan­za­do los 74 ter­abytes, con un total de 15,3 mil­lones de items disponibles en red, frente a los 142 reales. Por lo que toca a los libros, la Bib­liote­ca del Con­gre­so alo­ja 32 mil­lones de volúmenes, que el Packard Cam­pus —la insti­tu­ción encar­ga­da del paso a dig­i­tal de los mate­ri­ales de la Bib­liote­ca— esti­ma dig­i­talizar a un rit­mo con­stante de 3 a 5 petabytes por año. Las cifras, real­mente, mare­an.

* «The Future of the Future: Rise of the Knowl­edge Librar­i­an», de Art Mur­ray y Ken Wheaton, en KMWorld. Entra­da que debería leerse como com­ple­men­to a la ante­ri­or.

* ¿Juguetes res­p­lan­de­cientes o her­ramien­tas útiles?. Intere­sante artícu­lo de Walt Craw­ford en el últi­mo número de Cities and Insights. Craw­ford expli­ca cómo, tras la explosión de blogs en 2006, muchos proyec­tos han desa­pare­ci­do, pasán­dose de un mod­e­lo exper­i­men­tal a la imple­mentación de her­ramien­tas útiles al ser­vi­cio de usuar­ios e insti­tu­ciones.

* Feath­er­proof Books empieza la impre­sión por suscrip­ción. Intere­sante la noti­cia de que vuelve, tras un siglo como for­ma de pub­li­cación minori­taria, a pon­erse de moda la pub­li­cación por suscrip­ción. Me pre­gun­to si esta fór­mu­la ten­drá éxi­to para escritores inde­pen­di­entes que hayan crea­do su pro­pio “nicho” en la red; un buen cau­dal de lec­tores poten­ciales podría apo­yar de man­era direc­ta la obra de un autor y per­mi­tir­le tra­ba­jar de man­era con­tin­u­a­da. En fin, el mer­ca­do edi­to­r­i­al se sigue ponien­do intere­sante.

* Y hablan­do de lec­tura por suscrip­ción, me acabo de encon­trar en la red con Dai­lylit, uno de esos proyec­tos que de sim­ples parece increíble que no se le hubier­an ocur­ri­do a nadie antes. Dai­lylit, a decir de sus autores, fue crea­do porque pasa­ban “horas todos los días en su correo elec­tróni­co y no podían encon­trar tiem­po sufi­ciente para leer un libro”. La idea sería entonces bus­car un libro que te guste —los hay tan­to gra­tu­itos como de pago— y suscribirte a él, irás reci­bi­en­do todo el libro medi­ante mails con­sec­u­tivos —tam­bién existe la opción de hac­er­lo vía RSS— para ir leyén­do­lo día a día. Una idea pre­ciosa, la ver­dad.

* ¿Qué clase de incul­to eres, de cien­cias o de letras?, en Dese­qui­lib­rios y tam­bién en Menéame. La eter­na querel­la, con algunos comen­tar­ios real­mente diver­tidos.

Los que todavía no estáis suscritos a las entradas de Fic­ta elo­quen­tia podéis recibir las nuevas entradas a través del lec­tor RSS de vue­stro gus­to o en vue­stro correo elec­tróni­co con un sim­ple click.