Ficta eloquentia

Retórica, política y poética medieval y renacentista. Silva de varia lección

Si eres legal…

Me acabo de enter­ar en el blog de eulez de una con­tra­cam­paña que se está desar­rol­lan­do en Inter­net a raíz de la que el Min­is­te­rio de Cul­tura Español lanzó hace unos días en con­tra los dere­chos del Inter­nau­ta. Para aque­l­los de vosotros que no viváis en España o no seáis españoles os pon­go mín­i­ma­mente en antecedentes.

En España es legal la descar­ga de con­tenidos pro­te­gi­dos con copy­right siem­pre que no sea con afán de lucro, sen­ten­cias judi­ciales así lo han señal­a­do en repeti­das oca­siones. Sin embar­go, el gob­ier­no español ha deci­di­do —con el bene­plác­i­to de César Anto­nio Moli­na, actu­al Min­istro de Cul­tura, y con ayu­da de las mentes preclaras que hacen brain­storm­ing en su cartera— crear una cam­paña en con­tra de lo que ellos denom­i­nan pira­teo. Des­de mi pun­to de vista, no es impor­tante si yo o cualquiera de los que nos hemos deci­di­do a apor­tar nue­stro gra­no de are­na para paliar el desmán esta­mos a favor o en con­tra de com­par­tir con­tenidos pro­te­gi­dos; se tra­ta de una batal­la en la que inclu­so quien no esté a favor de la copia legal debería inter­venir. ¿La razón? El poder políti­co no puede pasar por enci­ma del poder judi­cial —es pilar fun­da­men­tal del Esta­do de Dere­cho—, ni mucho menos ofre­cer al ciu­dadano una infor­ma­ción errónea —guste o no— con el afán de impon­er los intere­ses de un lob­by por enci­ma de lo moral­mente cor­rec­to, rozan­do lo aber­rante. Si no hay una seria reac­ción por parte de la ciu­dadanía en torno a este asun­to, tarde o tem­pra­no lo pagare­mos de dis­tin­tas man­eras, así nos lo repite a gri­tos la his­to­ria.

liberalitas o generosidad

Aquí inclu­so la moral, o las opciones per­son­ales de cada indi­vid­uo de cara al prob­le­ma, deben suped­i­tarse a una tarea cívi­ca de la que todos somos respon­s­ables. Cada uno ten­drá una idea par­tic­u­lar sobre el hecho de que se quiera apro­bar una ley en con­tra del inter­cam­bio de archivos en Inter­net, pero no puede alla­narse el camino de la man­era que se ha hecho. España es un país cuyo rég­i­men jurídi­co no se sostiene sobre jurispru­den­cia, pero en cualquier caso esta­mos hablan­do de una apli­cación estric­ta y repeti­da de la ley por muy dis­tin­tas instan­cias judiciales.[^1]

Al fon­do de todo el asun­to se hal­la el interés glob­al de multi­na­cionales ded­i­cadas al nego­cio de la cul­tura por crear una Inter­net que sir­va de platafor­ma para sus con­tenidos en vez de ser un espa­cio de libre acce­so, de libre difusión y donde la gestión sea neu­tral; los glo­bos son­da van lle­gan­do, claro. Tema que será mejor dejar a gente mucho más apta para su análi­sis que yo.

Pero vayamos a la prop­ues­ta. La idea es aplicar lo que en inglés se lla­ma google-bomb­ing, es decir, crear un hiper­vín­cu­lo con la frase de la cam­paña del Min­is­te­rio que diri­ja, en real­i­dad, a otra pági­na que expone la leg­is­lación vigente, ni más ni menos. Con ello se con­sigue que la infor­ma­ción ver­az se sitúe antes que la infor­ma­ción errónea, fal­sa y peli­grosa en Google. Es algo poéti­co en cier­to modo: los usuar­ios de Inter­net reestruc­turamos la rel­e­van­cia de la infor­ma­ción de una man­era democráti­ca y par­tic­i­pa­ti­va, sin ningún tipo de instan­cia que nos domes­tique. Vaya por tan­to mi enlace:

si eres legal

Y sí, por si quedan dudas, apo­yar al pobre y al oprim­i­do con­tra el poderoso, pen­sar en un mun­do más equi­li­bra­do y jus­to donde el hom­bre sea un ser dig­no capaz de dar lo mejor de sí mis­mo sin depen­der de su condi­ción social es una idea que arran­ca en el Renacimien­to. Algunos lo lla­man gen­erosi­dad —lib­er­al­i­tas— o cari­dad —char­i­tas—, y otros lo lla­mamos sim­ple­mente jus­ti­cia.

Puedes echar un vis­ta­zo a cómo la ini­cia­ti­va ya ha situ­a­do a la nue­va pági­na por enci­ma de la min­is­te­r­i­al bus­can­do “Si eres legal” en Google. Allí podrás ver cómo se han suma­do a la ini­cia­ti­va bar­ra­pun­to, Man­gas verdes, Montser­rat Boix, Pix­el y Dix­el, entre muchos otros.

[^1]:

Jun­to a ello se encuen­tran, por supuesto, otras aber­ra­ciones y abu­sos que no viene al caso tratar aquí. Sólo diré que España es uno de los pocos país­es donde una enti­dad pri­va­da, denom­i­na­da SGAESociedad Gen­er­al de Autores y Edi­tores— es capaz de cobrar un impuesto, lla­ma­do Canon dig­i­tal, denun­ciar a su anto­jo has­ta lle­gar al esper­pen­to, elim­i­nar con el bene­plác­i­to del Esta­do el prin­ci­pio de inocen­cia, y ges­tionar su recau­dación como una sociedad lim­i­ta­da, con los prob­le­mas que eso con­ll­e­va .

Anterior

Lucifer Renascens o representaciones renacentistas del diablo

Siguiente

Mis 10 aplicaciones imprescindibles para MacOSX

  1. Muy bien dicho y muy bien expli­ca­do, sí señor. Gra­cias por enlazar a mi blog. Que siga la cade­na.

  2. ¡A favor del flu­jo libre de infor­ma­ción y con­tenidos en inter­net!
    Un buen análi­sis del asun­to, como siem­pre.

  3. Gra­cias a los dos por vue­stros comen­tar­ios y a los que han enlaza­do esta entra­da. Por una extraña razón los linkbacks no fun­cio­nan.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén