La noti­cia de la sem­ana en inter­net ha sido, sin duda, el pago de 125 mil­lones de dólares que Google ha prometi­do al con­sor­cio de edi­tores norteam­er­i­canos. Hace un par de meses ya me había referi­do al proyec­to de Google Books, pero creo per­ti­nente comen­tar el movimien­to a la vista de la impor­tan­cia que ten­drá para nues­tra relación con el conocimien­to en unos años. No se tra­ta de una mate­ria que ocupe úni­ca­mente a los inves­ti­gadores, sino a cualquiera mín­i­ma­mente intere­sa­do en la lec­tura.

1. El proyecto histórico

a pesar de las defi­cien­cias de algu­nas de las repro­duc­ciones de Google Books, no cabe duda de que es el proyec­to más impor­tante, con difer­en­cia, de trasla­do de un soporte a otro en la his­to­ria de la cul­tura. Y la difer­en­cia reside tan­to en el vol­u­men de la infor­ma­ción, como en su paso de un soporte físi­co a uno vir­tu­al. Expon­er­lo sí es una impre­cisión poéti­ca: la pal­abra escri­ta, des­de tiem­pos de Sócrates, siem­pre ha sufri­do el estig­ma de la vir­tu­al­i­dad, pero tam­bién la ben­di­ción de ser per­durable.

Existe otra difer­en­cia no menos rel­e­vante: la ambi­ción. El trasla­do de la cul­tura man­u­scri­ta a la cul­tura impre­sa for­ma parte de un pro­ce­so históri­co aún inacaba­do, casi 550 años después de su comien­zo; y no cabe duda de que en cada trasla­do se pier­den cosas, inevitable­mente. La cuestión es que Google se ha prop­uesto dig­i­talizar todo en el pla­zo de diez años. Habrá que pre­gun­tarse si esta trans­for­ma­ción rad­i­cal de soporte impli­cará un cam­bio igual­mente para aque­l­los que escriben o aspi­ran a escribir libros, y si todos los pasos tradi­cionales en la creación de un tex­to se con­ser­varán o desa­pare­cerán.

Está por verse si el cam­bio de soporte con­ll­e­vará un cam­bio en la prác­ti­ca de la lec­tura y de la escrit­u­ra, puesto que todavía esta­mos en los primeros pasos de un pro­ce­so que dista mucho de haberse nat­u­ral­iza­do. Y des­de luego, la elec­ción de Google para dig­i­talizar sus tex­tos es dis­cutible des­de var­ios pun­tos de vista. Si acud­i­mos de nue­vo al paso de la for­ma man­u­scri­ta a la for­ma de los tipos móviles y sobre todo a la his­to­ria de los primeros impre­sores, ver­e­mos que fue una tarea hecha con enorme mimo, y tal vez el escanea­do, el proce­sa­do OCR y la creación de archivos pdf no sea la for­ma más ele­gante, ni la más efi­ciente. Leía esta sem­ana una colum­na que aludía al prob­le­ma con algunos ejem­p­los ilus­tra­tivos: el for­ma­to dig­i­tal es infini­ta­mente más pere­cedero que el soporte físi­co. En cada paso del pro­ce­so de trasla­do se pierde infor­ma­ción, y la posi­bil­i­dad de que se cor­rompa es infini­ta­mente supe­ri­or. Cuan­do a finales del siglo XV se pro­du­jo la ver­dadera con­frontación entre la cul­tura de los escribas y la cul­tura de los tipos móviles, la gran ven­ta­ja de estos últi­mos era el tiem­po ahor­ra­do en la impre­sión, aunque se perdía el arte man­u­al —el aura en pal­abras de Ben­jamin o la dig­nità del tex­to, en pal­abras de Ves­pasiano da Bis­tic­ci, uno de los pro­duc­tores más famosos de man­u­scritos en la Flo­ren­cia de la época— la caí­da del pre­cio del libro y su alcance a un nue­vo grupo de com­pradores se amplió de modo geométri­co, al igual que los errores. En aquel momen­to ten­er una ver­sión más o menos fidedigna de un tex­to dependía tan­to del tes­ti­mo­nio que el copista tuviera ante sí como de su propia peri­cia y capaci­dad, con la imprenta, el sim­ple error de un cajista con­den­a­ba a tiradas de 500 o de mil ejem­plares.

Aho­ra la cuestión no residirá en prob­le­mas de tran­scrip­ción, sino en prob­le­mas de lec­tura de la máquina (OCR) y en prob­le­mas no tan­to de alma­ce­namien­to y copia de seguri­dad, como de longev­i­dad de los for­matos elegi­dos para sopor­tar los tex­tos. A sim­ple vista, un pdf de 40, 80 ó 120 megas no parece el soporte del futuro. Hubiera sido preferi­ble, e infini­ta­mente más cos­toso, recu­per­ar los tex­tos medi­ante OCR y cote­jo con el orig­i­nal, adap­tar­los a un for­ma­to como el tex­to puroLaTeX hubiera sido una mag­ní­fi­ca opción y un intere­san­tísi­mo proyec­to de colab­o­ración entre pro­gra­madores e his­to­ri­adores de la cul­tura del libro— y man­ten­er la maque­tación orig­i­nal de los mis­mos. Infini­ta­mente más cos­toso, sí, pero hubiera gen­er­a­do unos doc­u­men­tos no solo más duraderos, sino menos volu­mi­nosos, y con una opción de búsque­da real y pre­cisa al 100%.

OldBooksHTBBO_JW_01282008.jpg

Ima­gen bajo licen­cia Cre­ative Com­mons: “More Old Books…”, de guldfinsken

2. La empresa y el mercado

vayamos a la noti­cia tal y como fue pub­li­ca­da en el blog de Google. En ella se puede encon­trar una clara vocación com­er­cial que, quizás, no había apare­ci­do en man­i­festa­ciones pre­vias del proyec­to. Como se sabe, Google empezó su tra­ba­jo de dig­i­tal­ización a par­tir de un acuer­do con Har­vard, Stan­ford, la Bib­liote­ca Públi­ca de Nue­va York, Michi­gan y Oxford. Por aquel entonces se lan­z­a­ban las cam­panas al vue­lo pen­san­do que el proyec­to sig­nifi­caría la aper­tu­ra de toda la lit­er­atu­ra exis­tente sobre cualquier mate­ria al alcance de un golpe de ratón. Y las cosas pare­cen haber cam­bi­a­do de raíz con este acuer­do.

Es cier­to, como dijo Kevin Kel­ly en una colum­na ya clási­ca, que el proyec­to de Google cumple con un anh­elo que se remon­ta a la fun­dación de la Bib­liote­ca de Ale­jan­dría, y hace inclu­so palide­cer a aquel sueño si ten­emos en cuen­ta el vol­u­men de infor­ma­ción y la acce­si­bil­i­dad que prometía… Sen­cil­la­mente se inter­pu­so la economía de mer­ca­do.

Google ha tenido que enfrentarse con una can­ti­dad no des­pre­cia­ble de casas edi­to­ri­ales por su proyec­to. Los dere­chos de autor, como tales, for­man parte indis­ol­u­ble de la cul­tura impre­sa, de la repro­duc­ción mecáni­ca, y parece que este trasvase, defin­i­ti­va­mente, va a ten­er que car­gar con ellos. La impre­sión que me ha dado tras leer el comu­ni­ca­do de Google es que el proyec­to se con­ver­tirá defin­i­ti­va­mente en algo más pare­ci­do a lo que es la tien­da de iTunes para la músi­ca o la Get­ty­im­ages para los archivos de ima­gen: un nue­vo dis­tribuidor glob­al de con­tenidos. Ya pasa­ba esto con el ser­vi­cio de PODPrint on Demand o Impre­sión bajo deman­da— que Google lle­va un tiem­po imple­men­tan­do. Pero este ser­vi­cio era útil para sosten­er el proyec­to y era una opción que Google daba a aque­l­los que querían acced­er a una copia impre­sa de mate­ri­ales descat­a­lo­ga­dos, man­te­nien­do siem­pre la opción gra­tui­ta de lec­tura en pan­talla. El acuer­do de Google de esta sem­ana no va, des­de luego, en esta direc­ción. Aho­ra bien, sería erró­neo cul­par a Google de esto. La pre­sión de las casas edi­to­ri­ales ha ido dirigi­da a man­ten­er los dere­chos de explotación sobre sus fon­dos y google, como empre­sa que es, sabe que la úni­ca man­era de con­tin­uar sin tra­bas con el proyec­to y ten­er una bib­liote­ca real­mente exhaus­ti­va, requería pagar los dere­chos de autor.

Has­ta aquí ningún prob­le­ma, pero lo que tam­bién parece derivarse del comu­ni­ca­do de Google es la posi­bil­i­dad de que las casas edi­to­ri­ales exploten sus fon­dos a través de Google Books. Habrá que ver­lo, pero es más que prob­a­ble que ya no nos encon­tremos con los enlaces a ama­zon y a otras platafor­mas para com­prar el libro —que en muchos casos ya no se encuen­tra ni de segun­da mano—, sino que el ser­vi­cio POD se extien­da a las edi­to­ri­ales con­vir­tien­do a google en una segun­da inter­me­di­aria. El nego­cio es redon­do para ambas, por un parte, Google accede a una cuo­ta de mer­ca­do y de ingre­sos que le esta­ba veda­da, y por otra, las casas edi­to­ri­ales pueden explotar de man­era real su catál­o­go durante el perío­do de vigen­cia de los dere­chos de autor, y esto últi­mo sin gas­tar nada en infraestruc­tura para la impre­sión de libros.

_76_172495285_9e2ba5bf28.jpg

Ima­gen bajo licen­cia Cre­ative Com­mons: “Print­ing Press”, de Thomas Hawk

3. La impresión, el mercado y la autoedición

afir­mar que con esto ganan las empre­sas y pierde el lec­tor es equiv­o­ca­do, por supuesto. Los que ten­emos for­ma­ción académi­ca y escribi­mos con­sul­tan­do numerosas fuentes descat­a­lo­gadas o de difí­cil acce­so esta­mos de enhorabue­na. Unos más que otros. Puesto que estoy en la Uni­ver­si­dad de Michi­gan este año, veré con suerte cómo se desen­vuelve Google Books de man­era gra­tui­ta, puesto que el acuer­do con­tem­pla que los archivos par­tic­i­pantes dis­fruten de este priv­i­le­gio, mien­tras que otras uni­ver­si­dades podrán suscribirse al ser­vi­cio como a día de hoy hacen con JSTOR, Ebsco, Chad­wick, Met­aL­ib y tan­tas otras empre­sas ded­i­cadas a la dig­i­tal­ización de tex­tos académi­cos. La con­clusión es que la cul­tura, al menos la cul­tura de los últi­mos 70 años, nun­ca será gratis. Y esto puede provo­car el resen­timien­to de un amplio colec­ti­vo de int­elec­tuales que con­sid­er­an que Google se ha aprovecha­do de las bib­liote­cas de acce­so públi­co para com­er­cializarlas. Algo que se cues­tionó cuan­do se anun­ció el proyec­to y que se sospech­a­ba hace un año y medio, es, a estas alturas, más que evi­dente. No deja de sor­pren­derme que se cues­tione que Google se com­porte como una cor­po­ración cuan­do lo es, lo que me eno­ja es que la ini­cia­ti­va de Google ha sido rel­a­ti­va­mente bara­ta, y se está pagan­do el hecho de que los gob­ier­nos no se hayan ocu­pa­do de esta tarea deján­do­lo en manos de un grupo pri­va­do. Exac­ta­mente igual que sucede en España con las empre­sas de gestión de los dere­chos de autor.

Pero ya que esta es la nat­u­raleza del proyec­to y su for­mu­lación y capaci­dad supera con mucho a otros movimien­tos como Libr­ere­mo, Inter­net Archive o Euro­peana —muy dis­tin­tos los tres, quede claro—, veamos las ven­ta­jas. Google Books abre posi­bil­i­dades intere­santes para la autoedi­ción y para la com­er­cial­ización de libros. Esto no es sólo bueno para poten­ciar la super­viven­cia y la creación de pequeñas casas edi­to­ri­ales, sino para favore­cer la pres­en­cia de autores inde­pen­di­entes. Google Books cobra su sen­ti­do al rela­cionarlo con Knol.

Ambos movimien­tos están hacien­do una apues­ta por elim­i­nar la mediación de la edi­to­ri­ales al for­mar una comu­nidad de exper­tos que crea, comen­ta y cal­i­fi­ca su tra­ba­jo. Si se imple­men­tan las her­ramien­tas nece­sarias para la indexación de Google Books, es decir, si se eti­que­tan los tex­tos que con­tiene y se vin­cu­lan unos a otros, entonces será nece­sario crear a su vez nuevas her­ramien­tas de escrit­u­ra. Com­pon­er un libro académi­co, por ejem­p­lo, en un entorno fun­cional de Google Book Search, será una expe­ri­en­cia dis­tin­ta, tan­to en el cita­do y el ref­er­en­ci­a­do, como en la lec­tura, generan­do una inmedi­atez en la lec­tura y el cote­jo de las fuentes citadas sin prece­dente históri­co. Aquí el lec­tor podrá estable­cer parámet­ros obje­tivos de críti­ca sin más necesi­dad que el tex­to, los enlaces a otros tex­tos y un ter­mi­nal. Son algunos movimien­tos a los que sumar la plau­si­ble creación de her­ramien­tas de autoedi­ción que nos harán más inde­pen­di­entes de límites edi­to­ri­ales —nor­mas de pub­li­cación, límites de car­ac­teres, etc— a cam­bio de hac­er­nos com­ple­ta­mente depen­di­entes de Google. Habrá que ver cómo la empre­sa ges­tiona este pro­ce­so e, insis­to, sería con­ve­niente una inter­ven­ción a dis­tin­tos nive­les para mar­car muy clara­mente cier­tos límites.

Sobre la cuestión de la cal­i­dad de los tex­tos, sobre todo en el ámbito de humanidades, no me pararé aquí, puesto que pre­tendo escribir una entra­da en breve ded­i­ca­da a los nuevos mod­os de escrit­u­ra académi­ca y los nuevas posi­bil­i­dades de cal­i­fi­cación de mate­ri­ales según sus méri­tos y alcance.

Conclusión

Es pre­ocu­pante el cariz que va toman­do la nat­u­raleza de Google Book Search. En lugar de crear una bib­liote­ca uni­ver­sal de libre acce­so, parece que los movimien­tos con­ducen a pen­sar en la com­er­cial­ización del lega­do uni­ver­sal. No se tra­ta de un mar­co agrad­able, a pesar de las ven­ta­jas de un sis­tema cer­ra­do para la creación de nue­vo instru­men­tal cien­tí­fi­co y com­pos­i­ti­vo, como he expuesto más arri­ba. En breve ver­e­mos si proyec­tos públi­cos como Euro­peana pueden plantear una alter­na­ti­va seria a Google.

*************************

Aún si puede resul­tar fasci­nante hablar del libro infini­to, esto es un blog y nece­sari­a­mente requiere que las entradas sean mucho menos exten­sas que la ante­ri­or. Si te ha intere­sa­do lo que he comen­ta­do aquí, quizás dis­frutes echán­dole un vis­ta­zo a esta lista de enlaces sobre el tema:

* Google Book Search Bib­li­og­ra­phy, de Charles W. Bai­ley Jr. La bib­li­ografía más com­ple­ta sobre el proyec­to.
* New chap­ter for Google Book Search. Google Blog
* What we learned from 1 mil­lion busi­ness­es in the cloud. La visión de Google acer­ca de la com­putación sobre Inter­net o cloud com­put­ing.
* Google, moteur de recherche ou moteur de nav­i­ga­tion?. TechCrunch
* What the Google book scan­ning deal means. The Ama­teur Human­ist.
* http://sanfordlevy.wordpress.com/2008/09/03/internet-research-and-the-writing-of-philosophy-essays/. Stan­ford Levy. Sobre la escrit­u­ra de filosofía —aunque aplic­a­ble a cualquier rama de las humanidades— en el nue­vo con­tex­to.
* What Shall It Prof­it A Man?. Sergei Lobanov-Ros­tovsky en The Keny­on Review o la lec­tura apoc­alíp­ti­ca.
* Great news about Google Book Search. Lisa Gold en su fan­tás­ti­co blog o la lec­tura opti­mista.
* Google law­suits set­tled. Bejamin Zim­mer, en Lenguage Log. Sobre otra de la ven­ta­jas: la posi­bil­i­dad de acced­er aho­ra a los libros descat­a­lo­ga­dos pero bajo dere­cho de explotación.

actu­al­iza­do (6/9/2008): Podéis ver en este enlace algu­nas de las respues­tas que el ser­vi­cio legal de Google le ha dado a Siva Vaid­hyanathan.

Me encan­taría cono­cer tu opinión sobre el anun­cio de Google de esta sem­ana, tus comen­tar­ios son impor­tantes para mejo­rar la infor­ma­ción aquí recogi­da.