Era solo cuestión de tiem­po. El Nation­al Media Muse­um and Not­ting­ham Trent Uni­ver­si­ty, tras lan­zar hace cosa de un mes The Nation­al Videogame Archive con el afán de «cel­e­brar esa cul­tura y preser­var su his­to­ria para inves­ti­gadores, desar­rol­ladores, afi­ciona­dos y el públi­co en gen­er­al» aca­ban de hac­er una lla­ma­da para enviar mate­ri­ales de todo tipo en orden a ampli­ar su colec­ción.

Aunque todavía es pron­to y no hay una gran can­ti­dad de recur­sos en el sitio, parece que es el momen­to per­fec­to para una ini­cia­ti­va de estas car­ac­terís­ti­cas: el mun­do del video­juego está pro­ducien­do una enorme can­ti­dad de títu­los de gran cal­i­dad, la inver­sión y los ingre­sos de los grandes estu­dios sigue aumen­tan­do y existe un ries­go real de que los jue­gos como mate­r­i­al históri­co se pier­dan. Lo pecu­liar del sitio, reside tam­bién en que el DCMS está apor­tan­do dinero públi­co para la creación del sitio y el pago de los cor­re­spon­di­entes roy­al­ties a la indus­tria del video­juego. Un movimien­to que con­duce a la inclusión de los mis­mos en el ámbito de la cul­tura y de la sub­ven­ción estatal en el Reino Unido y que supone una ini­cia­ti­va sin prece­dentes.

Duke Nukem

Como James New­man afir­mó en una entre­vista con­ce­di­da a Gama­su­tra:

El grupo se está cen­tran­do aho­ra mis­mo en inves­ti­gar y en estable­cer la colec­ción de hard­ware para jue­gos pro­duci­da durante décadas y para diver­sas platafor­mas. La aso­ciación entre estas dos orga­ni­za­ciones ya a la cabeza de sus respec­tivos cam­pos sig­nifi­ca que ten­emos un lugar priv­i­le­gia­do por lo que toca a la inves­ti­gación, infraestruc­tura y conocimien­tos.

Si pon­go esta noti­cia aquí, se debe a que me parece intere­sante ver el rever­so de todo el debate en torno a la dig­i­tal­ización de la his­to­ria, que cobra cada vez más rel­e­van­cia en el mun­do académi­co, y dar el pun­to de vista de cómo se gen­era la propia his­to­ria den­tro del ámbito dig­i­tal. A pesar de no ser un gran fanáti­co de los video­jue­gos, seguiré con interés este proyec­to.

Podéis leer la noti­cia en inglés en Intute: Arts and Human­i­ties Blog.