Ficta eloquentia

Retórica, política y poética medieval y renacentista. Silva de varia lección

Bibliotheca chalcographica

Hace tiem­po que quería hablar en este sitio del más com­ple­to con­jun­to de retratos de autores rena­cen­tis­tas que pueden encon­trarse en la red: La Bib­lio­the­ca chalco­graph­i­ca, hoc est vir­tute et eru­di­tione claro­rum viro­rum o Bib­liote­ca de graba­dos en cobre, esto es, Retratos de varones desta­ca­dos por su vir­tud y eru­di­ción. El proyec­to fue ini­ci­a­do por Jean Jacques Bois­sard, que acom­pañó a su tío, el human­ista Hugo Babelus (1466–1556) en la visi­ta de numerosas uni­ver­si­dades como pre­cep­tor de nobles. Bois­sard estudió después var­ios años en Italia, sirvien­do de nue­vo de pre­cep­tor, lo que le per­mitía sufra­garse sus estu­dios. De esta man­era, man­tu­vo relación con numerosos eru­di­tos, recopi­lan­do una amplia colec­ción de retratos y de biografías.

En los últi­mos años del siglo comen­zó su colab­o­ración con Theodor de Bry (1528–1598), un grabador e impre­sor calvin­ista que había aban­don­a­do Amberes por Frank­furt. Pub­li­caron su colec­ción en 1597–1598 bajo el títu­lo Icones viro­rum illus­tri­um doc­t­ri­na et eru­di­tione praes­tantium ad uiu­um effic­tae cum eorum vitis. Proyec­to que tras la muerte de Bry y Brois­sard, fue con­tin­u­a­do por los hijos del primeroJohann Theodor de Bry (1561–1623) y Johann Israel de Bry (1570–1611)— que pub­li­caron, ayu­da­dos por el escritor de Frank­furt Johann Adam Lonicer, la ter­cera y la cuar­ta parte. La tarea de ambos her­manos como grabadores e impre­sores fue con­tin­u­a­da por Sebas­t­ian Fur­ck (c. 1600–1655), que pub­licó la sex­ta parte en 1628; Kle­mens Ammon —yer­no de Johann Theodor de Bry— que pub­licó la sép­ti­ma y la octa­va entre 1650 y 1652 y el holandés Math­ias van Som­mer, que pub­licó la nove­na en 1664.

Los con­tenidos del libro aumen­taron de man­era con­stante has­ta que en 1669 se pub­licó la ver­sión defin­i­ti­va, que con­ta­ba ya con 438 retratos. La impor­tan­cia de estos graba­dos no reside en que con­tengan retratos más o menos fidedig­nos de los per­son­ajes —en muchos casos no es así—, sino en que la fac­tura de la obra, que pasa por diver­sas manos y grabadores hace que los graba­dos rep­re­sen­ten dis­tin­tos esti­los pic­tóri­cos y dis­tin­tas con­cep­ciones de cómo debe ser un retra­to. Para ver en su tamaño orig­i­nal los retratos que he selec­ciona­do aquí, sim­ple­mente tenéis que pin­char en las imá­genes:


retrato de Alberto Magno

Alber­to Mag­no (1193–1280)


retrato de Bartolo de Sassoferrato

Bar­to­lo de Sas­so­fer­ra­to (1314–1357)

Retrato de Leonardo Bruni

Leonar­do Bruni (1369–1444)

_mateo_desbillons_aport_gif_aport110.gif

Pog­gio Brac­ci­oli­ni (1380–1459)

Retrato de Marsilio Ficino

Mar­silio Fici­no (1433–1499)

Retrato de Cristóbal Colón

Cristóbal Colón (1451–1506)


retrato de Johannes ab Indagine

Johannes ab Indagine (1467–1537)

retrato de Erasmo de Rotterdam

Eras­mo de Rot­ter­dam (1469–1536)

Retrato de Philipp Melanchton

Philipp Melanch­ton (1497–1560)

retrato de Calvino

Jean Calvin (1509–1564)

Retrato de Andreas Vesalius

Andreas Vesal­ius (1515–1564)

Me niego a pon­er más, aunque por suerte para vosotros, la obra, con sus 438 retratos se encuen­tra disponible aquí, espero que los dis­frutéis tan­to como yo.

***********************

Si os ha intere­sa­do esta colec­ción y, sobre todo, la nat­u­raleza de los libros de emble­mas, de retratos y el con­tex­to social y cul­tur­al en torno al mun­do del graba­do y de la con­trar­refor­ma, podéis echarle un vis­ta­zo, o com­prar, el reciente libro de Ali­son Adams, Webs of Allu­sion: French Protes­tant Emblem Books of the Six­teenth Cen­tu­ry (Droz, 2003).

Anterior

Google Books: el proyecto y el mercado

Siguiente

La Peste

  1. Muy intere­sante la entra­da.
    Sin ser un exper­to en “etch­ings” o graba­dos, y mucho menos, en la sim­bol­gia que rodea el retra­to, los ele­men­tos dibu­ja­dos, el “mar­co” donde se situa a la figu­ra… a mi me viene una duda. Cuan­tos de estos retratos son un fiel retra­to de la fisiono­mia de los per­son­ajes y no una impre­sion de los atrib­u­tos que han de ten­er los eru­di­tos de los dis­tin­tos peri­o­dos.
    Por cier­to, toda un gran blog sobre his­to­ria de las ideas, la que mantienes.
    Enhorabue­na!

  2. Los retratos con­tenidos en la Bib­lio­the­ca son muy vari­a­dos y no pre­tenden ser un refle­jo fiel de la fisonomía. Si le echas un vis­ta­zo al de Pico del­la Miran­dola, por ejem­p­lo, y luego revisas otros retratos de la época, verás que se pare­cen lo que un hue­vo a una cas­taña. Los atrib­u­tos son, como bien dices, impor­tantes: Petrar­ca, Pon­tano y Dante apare­cen coro­n­a­dos de lau­rel, como coro­n­a­dos fueron en vida por su obra poéti­ca. Calvi­no aparece aquí con un libro que rep­re­sen­ta la Bib­lia, y que esté cer­ra­do impli­ca fidel­i­dad en la lec­tura de la mis­ma; Vesalio aparece con instru­men­tal quirúr­gi­co; Jacobus ad Indagine con una hoja enrol­la­da y mate­r­i­al de escrit­u­ra, lo que refle­ja su fac­eta como polemista acti­vo e inves­ti­gador; etc.
    Cada uno de los retratos incluye aba­jo un lema que pre­tende ofre­cer en pocas pal­abras una sem­blan­za mín­i­ma de los retrata­dos, de man­era sim­i­lar a los emble­mas.
    Gra­cias por pasarte, me ale­gro de que te guste el sitio.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén