Ya hace un tiem­po que el con­cep­to de «web 3.0» o «web semán­ti­ca» ron­da de man­era casi con­tin­ua por Inter­net. Tras el escep­ti­cis­mo y las lla­madas de aler­ta provo­cadas por la web 2.0 y el peli­gro que encar­nan las redes sociales de hac­er que el con­tenido de Inter­net se con­vier­ta en algo cer­ra­do, a lo que solo pueden acced­er los com­po­nentes de una cier­ta comu­nidad y, suma­do a ello, las lla­madas de aten­ción de gurús de Inter­net sobre el modo en que el uso de ‘gad­gets’ como el iPhone o la xBox lim­i­tan el uso de la red y lo hacen incom­pat­i­ble, se impone aho­ra el con­cep­to de red semán­ti­ca o web 3.0.

Este con­cep­to, por enci­ma de las car­ac­terís­ti­cas de por­tales 2.0 como [del.icio.us](http://del.icio.us/), [magnolia](http://ma.gnolia.com/) y demás se cen­tra fun­da­men­tal­mente en un refi­namien­to de la búsque­da y cat­e­go­rización de la infor­ma­ción. Frente a ella, los ser­vi­cios sociales de eti­que­ta­do pare­cen mucho más 1.0, puesto que la prome­sa de la red semán­ti­ca es que cuan­do use­mos en nue­stros bus­cadores, pon­go por caso «Eras­mo Rot­ter­dam», en vez de leer ambas pal­abras como tér­mi­nos clave y desple­gar­nos un abun­dante número de entradas que poco tienen que ver con el polí­grafo rena­cen­tista, las leerá como dos com­po­nentes de un nom­bre de una per­sona real, que vivió en una época deter­mi­na­da, del que se con­ser­van un con­jun­to de obras y sobre el que hay una masa críti­ca deter­mi­na­da. El cam­bio, para el cada vez may­or número de inves­ti­gadores en humanidades que apoya su tra­ba­jo en el uso de recur­sos en Inter­net, tiene un enorme cal­a­do.

En fin, que hoy me ha dado por hablar de todo esto porque tras haber esper­a­do unos meses me ha lle­ga­do una invitación para pro­bar la beta de [twine](http://twine.com) y me parecía intere­sante dar­le entra­da en este espa­cio y comen­tar mín­i­ma­mente mis impre­siones.

La primera y fun­da­men­tal es que, de momen­to, twine se encuen­tra en un evi­dente esta­do beta. Esto supone que muchas de las fun­cional­i­dades de las que dispon­drá están muy verdes todavía y los errores son bas­tantes. Por si esto fuera poco, el número de usuar­ios es aún muy esca­so, aunque [alguno de ellos](http://www.thinkartificial.org/web/twine-introduction/) ya ha hecho el trasla­do de todas sus eti­que­tas y demás a la platafor­ma.

La difer­en­cia de twine con cualquiera de las cosas que conocíamos has­ta aho­ra es que twine gen­era archivos rdf sobre las búsquedas que per­miten estable­cer vín­cu­los entre lo que bus­camos de una man­era mucho más pre­cisa, siem­pre que teng­amos a nues­tra dis­posi­ción un soft­ware especí­fi­co con el que podamos mane­jar esta infor­ma­ción de un modo ade­cua­do, me refiero fun­da­men­tal­mente a [rdf gravity](http://semweb.salzburgresearch.at/apps/rdf-gravity/index.html), aunque no es descartable que pron­to aparez­can otras apli­ca­ciones. El resul­ta­do es vaga­mente sim­i­lar —para aque­l­los que usan mac— al modo en que el bus­cador [devonagent](http://www.devon-technologies.com/products/devonagent/) orde­na los resul­ta­dos y los vín­cu­los exis­tentes entre ellos.

Hay una serie de car­ac­terís­ti­cas que me están gus­tan­do mucho, como es la recomen­dación de usuar­ios den­tro del sis­tema con los que podrías com­par­tir algún interés y la exis­ten­cia de ‘twines’ —del inglés bra­mante— que pueden estar en relación con tus mar­cadores o el mate­r­i­al que hayas subido. La platafor­ma se orde­na así, tienes una cuen­ta de usuario y puedes orga­ni­zar tus con­tenidos usan­do ‘twines’, que fun­cio­nan a modo de con­tene­dores de todos los mate­ri­ales que quieres meter ahí. La var­iedad de mate­ri­ales no se limi­ta a vín­cu­los comen­ta­dos y eti­que­ta­dos a pági­nas en Inter­net, sino que per­mite descar­gas de por­tales enteros con una descrip­ción para cada una de las pági­nas, doc­u­men­tos en prác­ti­ca­mente cualquier tipo de for­ma­to, notas, imá­genes, vídeo y demás. Como usuario de este tipo de her­ramien­tas he echa­do enorme­mente de menos una her­ramien­ta para mane­jarme con ref­er­en­cias bib­li­ográ­fi­cas al esti­lo de [citeulike](http://www.citeulike.org/), pero ya he man­da­do un mail a los desar­rol­ladores de la platafor­ma instán­doles a que lo incor­poren como un ras­go más del con­jun­to.

Otras car­ac­terís­ti­ca de interés para aque­l­los como yo, obse­sion­a­dos con dar un orden a la com­ple­ji­dad y a la anar­quía que oca­siones impera en la red es la exis­ten­cia de eti­que­tas inteligentes que se dis­tribuyen en cat­e­gorías. La pres­en­cia de eti­que­tas para per­sonas, lugares y orga­ni­za­ciones —esper­e­mos que sean más en breve— per­miten que las búsquedas sean mucho más cert­eras.

Todos estos aspec­tos son pos­i­tivos, pien­so yo, pero jun­to a ellos hay algo que me ha molesta­do fun­da­men­tal­mente en twine, y está rela­ciona­do con los dere­chos de autor. Resul­ta que la empre­sa que desar­rol­la twine, [radarnetworks](http://www.radarnetworks.com/) se erige en posee­do­ra del copy­right de todos los con­tenidos aña­di­dos a la platafor­ma, lo cual ya no me gus­ta tan­to. Entien­do que fun­da­men­tal­mente este tipo de acti­tudes se real­izan en aras de con­ser­var los datos y la coheren­cia de todo el mon­to de infor­ma­ción, pero es absur­do que pre­ten­dan que la gente aña­da entonces algo más que links. Uno de los desar­rol­ladores ya ha afir­ma­do que tienen en miras crear licen­cias cre­ative com­mons y la posi­bil­i­dad de añadir un copy­right pro­pio a los con­tenidos —esti­lo [flickr](http://flickr.com), para enten­der­nos—, des­de luego que has­ta que esta fun­cional­i­dad esté en mar­cha, no recomien­do a nadie subir ningún mate­r­i­al más allá de links y eti­que­ta­do. Una lás­ti­ma.

En fin, estoy con­ven­ci­do de que en breve hablare­mos mucho más de twine en este año que todavía le que­da de desar­rol­lo. Por cier­to, si alguien está intere­sa­do en una invitación para pro­bar­lo, sólo tiene que enviarme un mail y le remi­tiré una de las invita­ciones que me quedan.